Vapor "Villarreal"

Aportación de la Compañía Valenciana de Vapores Correos de África

a la constitución de la Compañía Trasmediterránea

Última actualización: 28 de abril de 2015
CARACTERÍSTICAS
Nombres y propietariosOrotava (1897 - 1908)

Forwood, Paton & Co.

Villarreal (1908 - 1910)

Compañía Valenciana de Navegación

Villarreal (1910 - 1917)

Compañía Valenciana de Vapores Correos de África

Villarreal  (1917 - 1931)

Compañía Trasmediterránea
TipoMixto Pasaje / Carga
Año de construcción1897 (LR-1930)
AstillerosW. Dobson & Co. - Newcastle

(LR-1930)
Número de construcción84 (Miramar)
Fecha de la botadura7 de noviembre de 1896 (Miramar)
Fecha de la entregaFebrero de 1897 (Miramar)
Final del buqueDesguazado en Tarragona en 1931

(Miramar)
Identificación1106838 (Miramar)
Señal de llamadaEAQB (LOB-1930)
MatrículaValencia (LOBE-1920)
 Material del cascoAcero (LR-1930)
Desplazamiento a máxima carga1.755 t (LOB-1930)
Registro bruto1.593 t (LR-1930)
Registro bajo cubierta1.269 t (LR-1930)
Registro neto932 t (LR-1930)
Eslora e.p.p.73,91 m (LR-1930)
Manga máxima10,76 m (LR-1930)
Puntal de construcción7,37 m (LOB-1930)
Calado máximo5,09 m (LR-1930)
Potencia de propulsión208 NHP (LR-1930)
Velocidad10 nudos (LOB-1930)
PropulsiónUna máquina alternativa de vapor de triple expansión de 495 mm, 826 y 1.372 mm de diámetro x 991 mm de carrera.

Fabricada por J. Dickinson & Sons Ltd. - Sunderland.

1 caldera trabajando a 12,6 kp/cm2 de presión.

(LOB-1930 y LR-1930)
Tipo de combustibleCarbón (LR-1930)
Capacidad de carboneras245 t (LOB-1930)
Consumo de combustible15,5 t/singladura (LOB-1930)
Capacidad tanques de lastre347 t (LOB-1930)
Capacidad tanques agua destilada para máquinas91 t (LOB-1930)
HISTORIAL

Orotava, nuevo vapor para la Forwood, Paton & Co. 

La construcción de este buque fue encargada por la naviera Forwood, Paton & Co. a los astilleros W. Dobson & Co. en Newcastle (Inglaterra), que lo construyeron en la factoría de Low Walker, siendo la construcción número 84 de los mencionados astilleros. El buque fue botado, con el nombre de Orotava, el 7 de noviembre de 1896 y entregado a sus propietarios en febrero de 1897, que lo destinaron a cubrir un servicio mixto entre Liverpool, Londres, Madeira y Canarias.

El Orotava bajo pabellón español como Villarreal

En 1908 el Orotava fue adquirido por la Compañía Valenciana de Navegación que, siguiendo su tónica general de nombrar a sus buques con nombre de pueblos valencianos, lo abanderó bajo pabellón español y lo renombró Villarreal con matrícula de Valencia.

Mientras tanto, en aplicación de la Ley de 14 de junio de 1909, y por Real Decreto de 8 de abril de 1910, el Ministerio de Fomento del Gobierno de España convocó un concurso para la adjudicación de las comunicaciones correspondientes al tercer cuadro del grupo C, consistentes en los servicios que unían puertos del sur de la Península con los del Norte de África, así como a línea regular de Barcelona a Canarias. Con el propósito de optar al concurso, ese mismo año se constituyó la Compañía Valenciana de Vapores Correos de África por fusión de dos navieras valencianas: La Roda Hermanos y Compañía Valenciana de Navegación. La nueva naviera así creada, que solo contaba con 12 buques, tuvo que adquirir siete unidades más, pues eran 19 los que necesitaban para prestar los servicios del grupo de África, que le fueron adjudicado.

El Villarreal, aportado por la Compañía Valenciana de Navegación, bajo la contraseña de la nueva naviera navegó en las líneas del Mediterráneo español y el Norte de África, así como en la línea de Canarias, servicio en el que alternó con los buques Turia y Tordera, entre otros.

El 18 de agosto de 1910, navegando por la zona del estrecho de Gibraltar y a cinco millas y media del faro de Trafalgar, en la enfilación con la torre de la Meca, localizó los restos del naufragio del vapor Martos al observar su arboladura que sobresalía del agua.

El Villarreal bajo la contraseña de la Compañía Trasmediterránea

El 25 de noviembre de 1916 quedó constituida la Compañía Trasmediterránea. El aporte financiero y de buques a la recién creada compañía estuvo formalizado por las navieras Compañía Valenciana de Vapores Correos de África, Sociedad Línea de Vapores Tintoré, Ferrer Peset Hermanos y Sociedad Anónima Navegación e Industria.

La aportación de buques por parte de la Compañía Valenciana de Vapores Correos de África estuvo constituida por los vapores Cabañal, Grao, Játiva, Sagunto, Villarreal, Canalejas, Vicente Ferrer, Vicente La Roda, A. Lázaro, J.J. Sister, V. Puchol, Ausías March, Barceló, Jorge Juan, Teodoro Llorente, Juan B. Llovera, A.Cola y General Fernández Silvestre. El Villarreal navegó con la nueva contraseña hasta el final de su vida marinera.

El 23 de febrero de 1918, durante la Primera Guerra Mundial y realizando la línea de Canarias, zarpó de Cádiz rumbo a Casablanca, Santa Cruz de Tenerife y Las Palmas de Gran Canaria. A mediodía del 24 y cuando navegaba a unas 20 millas de la costa africana y a unas 50 millas de Casablanca, fue interceptado por un submarino alemán. Un oficial del sumergible subió a bordo, inspeccionó la documentación e informó al capitán de que las cien toneladas de carga que transportaba con destino al puerto marroquí, consistentes en productos alimenticios y calzado, era contrabando de guerra por no disponer de la certificación del cónsul alemán.

El oficial exigió que la carga fuese arrojada al mar y durante cinco horas, la tripulación y los pasajeros que se ofrecieron voluntarios, lanzaron el cargamento por la borda. El capitán tuvo que prometer que no efectuaría escala en Casablanca y fue así como se le permitió proseguir su viaje a Santa Cruz de Tenerife.

El 12 de marzo de 1923 arribó por vez primera a Palma de Mallorca, procedente de Ibiza y después

estuvo cubriendo las líneas de Valencia y Alicante.

En enero de 1925 cubrió las líneas de Marsella y Argel y el 31 del referido mes salió con destino a Ibiza y Alicante, en sustitución del Bellver, y en semanas sucesivas cubrió las líneas de Alicante y de Tarragona, en marzo las de Argel y Marsella, y en mayo cubrió también líneas en este sector, hasta el 23 en que salió con destino a Málaga donde fue posicionado.

El Villarreal en el desembarco de Alhucemas

En septiembre de 1925, el Villarreal, al mando del capitán José Espejo Jaén, participó en el desembarco de Alhucemas como buque-hospital adscrito a la flotilla número 3 de la fuerza de transporte de la columna Fernández Pérez, en unión de los vapores Romeu, Roger de Flor y Cullera.

Junto a sus compañeros de flota Andalucía y Barceló, fueron habilitados como buques-hospital con capacidad para 330 heridos cada uno de ellos.

En el Andalucía se instaló el equipo quirúrgico que dirigía el comandante médico Aguilera, formado por los doctores Fernández Lozano, Cerezo, Abenga y Revenga y los practicantes Rocamora y Gisbert, auxiliado por varias religiosas de las Hermanas de la Caridad. El Barceló, por el contrario, era ya buque-hospital desde el 17 de enero de 1922, fecha en que finalizaron las obras de acondicionamiento que se hicieron en el tiempo record de 17 días y fuera entregado al ramo de Guerra. Estaba habilitado para 214 enfermos (para el desembarco se aumentó a 330) y contaba con quirófano, enfermería especial de infecciosos y un departamento para dementes. El servicio sanitario de emergencia se complementaba con dos hidroaviones. El Villarreal iba con la columna Fernández Pérez mientras que el Barceló y el Andalucía formaban parte de la columna Saro. Las barcazas de desembarco K, además de su tripulación, contaban con un equipo médico de emergencia compuesto por un enfermero y seis soldados de apoyo, además del correspondiente material sanitario.

En el vapor Barceló viajaba la duquesa de la Victoria que simultaneaba su trabajo entre los tres buques-hospital, inspeccionando los servicios que estaban a cargo de la Cruz Roja. Iniciado el desembarco fue una de las primeras personas que pisó la playa tras las tropas; posteriormente, la duquesa y el general Saro estudiarían sobre el terreno el emplazamiento de un hospital de la Cruz Roja en Cala Bonita. En ese mismo buque viajaba también el doctor Gómez Ulla, que era inspector de los servicios sanitarios de los buques-hospital. En uno de los viajes que realizó en el Villarreal transportando heridos, desde el escenario bélico hasta Melilla, se vio obligado a operar a algunos a pesar de las adversas condiciones climatológicas. La evacuación de los heridos desde tierra la coordinaría el comandante médico Amérigo.

Última etapa de su vida marinera

En 1928 el Villarreal fue declarado innecesario para la Compañía Trasmediterránea y quedó amarrado en espera de acontecimientos. Finalmente, en 1931, fue vendido como chatarra y desguazado en el puerto de Tarragona.

Referencias documentales:

Libro "Historia de la Flota" de Juan Carlos Díaz Lorenzo.

Libro "Al resguardo de Anaga. De la mar y los barcos" de Juan Carlos Díaz Lorenzo.

Libro "Todo Avante" de Marino Gómez Santos.

Libro "Orígenes y constitución de la Compañía Trasmediterránea. Evolución económica y comercial en el siglo XX", de Francisco Font Betanzos.

Colaboración especial de Francisco Font Betanzos "La Compañía Trasmediterránea en el desembarco de Alhucemas".

Web www.miramarshipindex.org.nz.

Lloyd´s Register Shipping año 1930.

Lista Oficial de buques españoles años 1920 y 1930.

GALERÍA DE IMÁGENES
El Villarreal atracado en el puerto de Melilla en 1914

Archivo: Manuel Rodríguez Aguilar
Atracado en el puerto de Málaga

Fondo documental del Museu Marítim de Barcelona

www.mmb.cat

NUEVA IMAGEN (28/04/2015)
El Villarreal tomado por su costado de estribor

Archivo:Díaz Lorenzo

Del libro de Juan Carlos Díaz Lorenzo "Al resguardo de Anaga. De la mar y los barcos"
Cartel publicitario corporativo de la línea Cádiz-Canarias con referencia al Reina Victoria y al Villarreal

Archivo: Laureano García Fuentes
El Villarreal, en septiembre de 1925 como buque hospital, en el desembarco de Alhucemas

Del libro "El puerto de Melilla. Una obra centenaria con un pasado milenario"

Archivo:Vicente Sanahuja
El Villarreal, al fondo e izquierda de la imagen, en el puerto de Melilla. En primer plano el Sagunto

Archivo: Laureano García Fuentes