Vapor "Viera y Clavijo"

Serie "Correíllos negros grandes"

Incorporado a la flota de la Compañía Trasmediterránea en 1930, por

la absorción de la Compañía de Vapores Correos Interinsulares Canarios

Última actualización: 18 de agosto de 2014
CARACTERÍSTICAS
Nombres y propietariosViera y Clavijo (1912 - 1930)

Compañía de Vapores Correos Interinsulares Canarios

Viera y Clavijo (1930 - 1976)

Compañía Trasmediterránea

Viera y Clavijo (1976 - 1978)

Van der Marel (Holanda)

Jomar (1978 - 1984)

Van der Marel (Holanda)
TipoMixto Pasaje / Carga
Año de construcción1912 (LR-1950)
AstillerosCaledon Shipsbuilding & Engineering Co. Ltd.

Dundee - Escocia - Reino Unido

(LR-1950)
Número de construcción224 (Miramar)
Armador de contrataciónCompañía de Vapores Correos Interinsulares Canarios
Armador receptor del buqueCompañía de Vapores Correos Interinsulares Canarios
Fecha de la botadura7 de noviembre de 1911 (Miramar)
Fecha de entregaFebrero 1912 (LR-1950)
FinalDesguazado en Holanda en 1984
Identificación5380089 (LR-1950)
MatrículaSanta Cruz de Tenerife - Lista 2ª - Folio 59

(LOBE-1961)
Señal de llamadaEAQY (LR-1950)
Entidad clasificadoraLloyd´s Register of Shipping (LR-1950)
Clasificación+ 100 A 1 (LR-1950)
Material del cascoAcero (LR-1950)
Tipo de ensamblamientoRemachado (LR-1950)
Desplazamiento en máxima carga1.465 t (LOBE-1961)
Peso muerto535 t (Historia de la Flota)
Registro bruto880 t (LR-1950)
Registro neto505 t (LR-1950)
Eslora total66,50 m (LOBE-1961)
Eslora e.p.p.64,05 m (LOBE-1961)
Manga máxima9,10 m (LOBE-1961)
Puntal de construcción6,10 m (LOBE-1961)
Calado máximo3,69 m (LOBE-1961)
Número de cubiertasUna cubierta corrida (LR-1950) 
Cubicación de bodegasGrano: 785 m3

Balas: 734 m3

(LOBE-1961)
Cubicación de entrepuentesGrano: 105 m3

Balas: 100 m3

(LOBE-1961)
Número de escotillas3 (Trasmediterránea)
Dimensiones de la escotilla mayor3,3 x 2,4 m (LOBE-1961)
Pluma de mayor potencia4 t (LOBE-1961)
Abra4 m (LOBE-1961)
Pasajeros176 (Historia de la Flota)
Potencia de propulsión695 ihp (Historia de la Flota)
Velocidad11 nudos (Historia de la Flota)
Planta propulsoraUna máquina alternativa de vapor de triple expansión de tres cilindros de 419 - 686 - 1.007 mm de diámetro por 711 mm de carrera.

Fabricada por Caledon S.B. & E. Co. Ltd. de Dundee.

Dos calderas cilíndricas de llama en retorno trabajando a una presión de 11 kp/cm2 quemando carbón hasta 1954 y fuel-oil a partir de ese año.

(LR-1950)

(Historia de la Flota)
HISTORIAL

La etapa de la Elder, Dempster & Co.

En el último tercio del siglo XIX los puertos canarios empezaron a ampliarse, y por este motivo, la compañía naviera británica Elder, Dempster & Co. tomó un interés muy especial en ellos. Aunque por aquel entonces existían pequeños depósitos de carbón en las islas, la Elder estaba interesada, desde hacía tiempo, en establecer su propia base de aprovisionamiento para suministrar a sus barcos sin depender de terceros.

Por ese motivo constituyó en el puerto de La Luz la sociedad Gran Canaria Coaling Co. y poco después hizo lo mismo en Santa Cruz con la Tenerife Coaling Co. El abastecimiento del carbón quedaba asegurado mediante el suministro de dos minas del sur de Gales que fueron adquiridas en propiedad.

En 1885, una vez resuelto el apoyo logístico a su flota, la Elder optó por establecer en Las Palmas, la primera sucursal en Canarias de su compañía, que se convirtió en la oficina central de todas las operaciones de la empresa.

En 1887 se convocó una subasta para cubrir el servicio de correos entre las Islas Canarias. Esta subasta fue declarada desierta y en septiembre de 1888 se constituyó, la Compañía de Vapores Correos Interinsulares Canarios, como filial de la Elder, Dempster & Co., dispuesta a concurrir a la segunda subasta que se celebró en Madrid ese mismo año.

La nueva Compañía consiguió la adjudicación del servicio y procedió a la construcción de los vapores que habían de desempeñarlo, bautizándolos con los nombres de León y Castillo y Viera y Clavijo, en honor de Don Fernando de León y Castillo, que inicio el establecimiento del nuevo servicio interinsular, y el celebre historiador Don José Viera y Clavijo, dos personajes ilustres de las islas. Estos dos buques fueron los primeros León y Castillo y Viera y Clavijo.

La Compañía de Vapores Correos Interinsulares Canarios desempeñó el aludido servicio durante unos veintitrés años a plena satisfacción, sin que en tan largo período de tiempo ocurriese ningún accidente de importancia ni la menor interrupción en la entrega de la correspondencia, respondiendo plenamente a las necesidades comerciales requeridas.

Como consecuencia del desarrollo del tráfico interinsular surgió la necesidad de aumentar las comunicaciones así como el tonelaje de los buques, y se anunció el concurso de 27 de Marzo de 1911, en que de nuevo la Compañía de Vapores Correos Interinsulares Canarios se hizo con la adjudicación.

En el pliego de condiciones del contrato se exigía al adjudicatario que estuviera en posesión de tres vapores de 1.100 toneladas cada uno y otros tres de 550 toneladas, con el fin de realizar seis expediciones mensuales a los puertos del itinerario principal y otras seis expediciones a los puertos de segundo orden, así como una expedición mensual a la colonia de Río de Oro.

Para cumplir las condiciones del contrato, la Compañía de Vapores Correos Interinsulares Canarios ordenó la construcción de los seis buques en astilleros británicos. Los tres más grandes fueron bautizados con los nombres de Viera y Clavijo, León y Castillo y La Palma y los más pequeños con los de Fuerteventura, Lanzarote y Gomera-Hierro.

El Viera y Clavijo fue encargado a Caledon Shipbuilding & Engineering Co. Ltd. y fue construido en Dundee, Escocia, siendo la construcción número 224 del mencionado astillero.

El buque fue botado el 7 de noviembre de 1911 y en febrero del año siguiente fue entregado a sus propietarios, la Compañía de Vapores Correos Interinsulares Canarios, que, al darle este nombre, quiso continuar honrando a Don José Viera y Clavijo.

El buque tenía el puente abierto, la chimenea en elegante caída en color mostaza y el casco pintado de negro. Llevaba dos lanchas caleteras para las faenas en los puertos menores, en los que el buque se limitaba a fondear.

El 15 de febrero de 1912, y al mando del capitán Pedro Schwartz, zarpó del puerto de Liverpool en viaje a Las Palmas, incorporándose al servicio interinsular para el que fue construido. El 17 de marzo siguiente hizo su primera escala en Santa Cruz de Tenerife y a continuación siguió a Arrecife.

El 26 de marzo fondeó por primera vez en La Estaca, lo que constituyó un motivo de júbilo para la población de El Hierro, en una época de grandes carencias para esta isla.

El primero de los seis nuevos correillos de la Compañía de Vapores Correos Interinsulares Canarios acaparó el interés de los medios marítimos e informativos de la época y fue muy visitado por las autoridades locales, que elogiaron sus instalaciones y, al mismo tiempo, se celebraron varias recepciones a bordo. En efecto, el nuevo vapor y sus gemelos, aún en su sencillez, representaban un gran salto cualitativo y suponían una gran mejora en los servicios ofertados por la Compañía.

La prestación del servicio comenzó en enero del citado año con el fletamento de dos buques, siendo sustituidos por los previstos a medida que estos fueron llegando. La nueva flota estaba totalmente incorporada en Abril de 1912, en cuya fecha, y en medio de grandes fastos y celebraciones se inauguraron todos los servicios.

Con la llegada de los nuevos buques, la Compañía de Vapores Correos Interinsulares Canarios dio un gran impulso a las comunicaciones marítimas del archipiélago y, especialmente, al tráfico de pasajeros y mercancías entre los puertos principales.

Durante la Primera Guerra Mundial de 1914, los tres correíllos grandes fueron fletados por otros armadores para ser dedicados al transporte de carbón entre los puertos del Norte peninsular, quedando el servicio interinsular a cargo de los tres pequeños, denominados “playeros”. Así permanecieron hasta que terminada la guerra en 1918, y restablecido el envío de carbón a los puertos canarios, los tres gemelos regresaron al archipiélago.

El 17 de febrero de 1919 se inauguró el dique del puerto de Arrecife de Lanzarote y fue el Viera y Clavijo el primer barco, que de forma oficial, atracó en él. El diario La Crónica, de Las Palmas de Gran Canaria, dio la noticia de la siguiente forma:

“Nuestro corresponsal en Lanzarote nos envía el siguiente despacho. Arrecife 16–14. Inaugurose el dique de este puerto atracando el vapor Viera y Clavijo con una maniobra admirable entre los aplausos delirantes del público. Éste y las Autoridades tributaron cariñoso agasajo al ingeniero director de la obra, que representa gran adelanto para el país. Inmenso gentío acude a visitar el primer vapor que atraca en la isla."

A finales de noviembre de 1921, en una etapa de frecuentes convulsiones laborales, el personal de máquinas del Viera y Clavijo se declaró en huelga, así como los estibadores de la carga blanca del puerto tinerfeño.

El Viera y Clavijo bajo la contraseña de la Compañía Trasmediterránea

En 1930, Don Emilio Ley, Jefe de la Casa Elder en Canarias y Director de la compañía, y Don Juan March, siguiendo las indicaciones del Gobierno, negociaron el traspaso de la concesión de servicios marítimos a la Compañía Trasmediterránea. En el mes de junio se resolvió definitivamente la absorción de la Compañía de Vapores Correos Interinsulares Canarios, pasando a manos de la Compañía Trasmediterránea todas las posesiones e instalaciones que tenía la Compañía en todos los puertos Canarios y en la costa africana, la flota de barcos y el personal. El Viera y Clavijo navegó a partir de entonces con la contraseña de la Trasmediterránea.

El Viera y Clavijo durante la Guerra Cívil Española

A última hora de la noche del 16 de julio de 1936, el Viera y Clavijo salió del puerto de Santa Cruz de Tenerife con destino a Las Palmas de Gran Canaria, al que llegó sobre las siete horas del día siguiente. En el puerto de origen habían embarcado el General Francisco Franco Bahamonde, capitanes Francisco Espejo y José Gilde León, tenientes Álvaro Martín Bencomo y Manuel Lojendio, que desde Las Palmas tenían que organizar la insurrección del ejército de África contra el Gobierno de la República.

El 15 de agosto siguiente el Viera y Clavijo embarcó en Canarias a unos presos políticos que fueron deportados a la guarnición de Villa Cisneros. En marzo de 1937 hubo una sublevación en la colonia contra el Gobierno nacional y, en combinación con dichos presos, se organizó una evasión. El plan de fuga, en su primera parte, consistía en hacerse con el armamento y el polvorín de la guarnición, reducir a la guardia con la tropa comprometida, armar a los deportados y detener y reducir a los Oficiales y al resto de la guarnición. En una segunda fase se intentaría asaltar el vapor correo, y hacerse con el gobierno del buque para huir al Senegal.

Para poder acercarse al barco sin levantar sospechas, los sublevados obligaron al Práctico del Puerto a dirigirse en su falúa hacia el Viera y Clavijo junto con 12 hombres armados. Otro grupo de 20 se dirigió en camión hacia la punta de la bahía con una ametralladora. La falúa, con el práctico a bordo, se acercó al Viera y Clavijo. La tripulación y alguno de los oficiales se sumaron de inmediato a la rebelión y ayudaron en la huída con las lanchas del buque. Solo el capitán y dos oficiales se negaron en redondo y fueron detenidos en sus camarotes.

Se evadieron 23 presos, 99 suboficiales y clases del "Canarias 39" y 35 miembros de la tripulación del Viera y Clavijo. Se llevaron consigo a alguno de los oficiales de la guarnición como rehenes y todo el armamento y munición de la guarnición, incluidas dos ametralladoras.

Un avión de la Air France, que hizo escala al día siguiente en Villa Cisneros, fue el que dio la noticia en Canarias, y de inmediato salió de Las Palmas el vapor Lanzarote con fuerzas de Infantería, al mando del teniente Cáceres, con objeto de reponer la guarnición fugada. Dos días después los empezó a perseguir un buque italiano que estuvo deteniendo pesqueros para indagar el paradero del Viera y Clavijo. La prensa de Tenerife llego a dar la falsa noticia del hundimiento del buque por la Aviación Nacional. Lo cierto es que el Viera y Clavijo llegó a Dakar, colonia francesa, el 17 de marzo. Los evadidos, tras pasar un tiempo en Dakar, lograron llegar a Francia y pasar la frontera e integrarse en el Ejercito Republicano.

El Viera y Clavijo quedó internado en Dakar hasta el fin de la Guerra y fue devuelto por el gobierno francés en julio de 1939, regresando a Las Palmas el 27 de ese mismo mes.

Los tiempos de la posguerra

En 1940 sufrió una importante reparación en la capital de Gran Canaria, terminada la cual se reintegró a sus habituales servicios interinsulares y en los primeros años de la posguerra, en uno de sus habituales viajes entre las dos capitales canarias, fue abordado por el mercante portugués Costeiro Terceiro, que le ocasionó diversos desperfectos.

En 1954, se le realizó una gran reparación en Las Palmas que duró hasta bien entrado el año 1956. Como resultado de esta reparación quedó muy remozado en todas sus instalaciones y se le cambió el sistema de combustible de sus calderas pasando a consumir fuel-oil en lugar de carbón, lo que mejoró su explotación y velocidad y continuó los servicios que venía prestando habitualmente.

La última etapa de su vida marinera

La entrada en servicio de los ferrys de la serie Delfín, Ciudad de La Laguna y Villa de Agaete,

ocasionó la sustitución de los viejos correillos de mayor tonelaje y el Consejo de Administración de la Compañía Trasmediterránea acordó la venta del Viera y Clavijo por considerarlo innecesario para las comunicaciones de soberanía.

El 21 de octubre de 1976, Compañía Trasmediterránea requirió a la Delegación del Estado en la naviera para proceder a su baja en el contrato de comunicaciones, lo que fue autorizado el 28 de diciembre del mismo año.

Para la venta del Viera y Clavijo se contaba con una oferta de la firma Van der Marel, interesado en la adquisición de este buque y del León y Castillo, en la cantidad de 100.000 dólares cada uno, con entrega de ambas unidades en Holanda. Al final se consiguió cerrar la venta del Viera y Clavijo en un precio de 83.000 dólares, unos 5,7 millones de pesetas al cambio de la época, con entrega del buque en el puerto de Avilés y el 29 de diciembre de 1976 se formalizó el documento de venta.

Emplazado en su nuevo destino, el Viera y Clavijo, que posteriormente pasó a llamarse Jomar, quedó amarrado en Parkkade (Rotterdam) y fue convertido en museo marítimo y era ofrecido en la publicidad como el buque de pasajeros con caldera de vapor más vieja del mundo. Después del verano de 1980 se le retiró el contenido del museo y fue desguazado en 1984.

Referencias documentales:

Libro "100 años de vapores interinsulares canarios", de Juan Carlos Díaz Lorenzo.

Libro "Al resguardo de Anaga. De los correillos al fast-ferry", de Juan Carlos Díaz Lorenzo.

Libro "Historia de la Flota", de Juan Carlos Díaz Lorenzo.

Libro "Todo avante", de Marino Gómez-Santos.

Libro "Orígenes y constitución de la Compañía Trasmediterránea. Evolución económica y comercial en el siglo XX", de Francisco Font Betanzos.

Web www.miramarshipindex.org.nz.

Web www.cruiseshipodyssey.com.

Lloyd´s Register of Shipping años 1930, 1935, 1945 y 1950.

Lista Oficial de Buques Españoles años 1930, 1951, 1961 y 1965.

MISCELÁNEA DOCUMENTAL
La fuga del vapor Viera y Clavijo

Colaboración especial de Juan Carlos Díaz Lorenzo

GALERÍA DE IMÁGENES

El primer correíllo con el nombre de Viera y Clavijo
Del libro de Juan Carlos Díaz Lorenzo "Al resguardo de Anaga. De la mar y los barcos"
Del libro de Juan Carlos Díaz Lorenzo "Al resguardo de Anaga. De los correíllos al fast-ferry"
Fuente: APAb

El segundo Viera y Clavijo
El Viera y Clavijo durante la inauguración de los servicios con los nuevos correíllos en abril de 1912

Revista Vida Marítima de 1912

Archivo Vicente Sanahuja
Primera llegada del Viera y Clavijo al puerto de Santa Cruz de La Palma en 1912

Archivo: Fundación Canaria Correíllo La Palma

Del libro "El correíllo La Palma en imágenes"
Dos de los correíllos grandes atracados en Santa Cruz de Tenerife

Archivo de Fotografía Histórica de Canarias FEDAC
Otra imagen de un correíllo grande en Santa Cruz de Tenerife

Archivo de Fotografía Histórica de Canarias FEDAC
Uno de los correíllos grandes atracado en el Puerto de la Luz

Archivo de Fotografía Histórica de Canarias FEDAC
Correíllo grande maniobrando en el puerto de Santa Cruz de La Palma

Archivo de Fotografía Histórica de Canarias FEDAC
Vista del Puerto de la Luz con un correíllo grande atracado

Archivo de Fotografía Histórica de Canarias FEDAC
Desembarco de pasaje y mercancias por la playa de San Sebastián de La Gomera

Del libro de Alberto Darias Príncipe y Gloria Díaz Padilla:

"La rada y puerto de San Sebastián de La Gomera. 1492 - 1992"
Correíllo atracado en Arrecife de Lanzarote

Archivo de Fotografía Histórica de Canarias FEDAC
Atracado en Santa Cruz de La Palma en las fiestas del Carmen de 1932. A su popa el Atlante

www.buscalapalma.com
Otra imagen del Viera y Clavijo atracado en Santa Cruz de La Palma en 1932

www.buscalapalma.com
En Santa Cruz de La Palma con el casco pintado de blanco y contraseña de Trasmediterránea

Del libro de Juan Carlos Díaz Lorenzo "Al resguardo de Anaga. De los correíllos al fast-ferry"
Comedor de primera clase del Viera y Clavijo

Archivo de Fotografía Histórica de Canarias FEDAC
Maniobrando en el puerto de Santa Cruz de La Palma

www.buscalapalma.com
El Viera y Clavijo con los distintivos de la neutralidad durante la Segunda Guerra Mundial

Archivo: Luís Gil de Sola

Del libro de Juan Carlos Díaz Lorenzo "Al resguardo de Anaga. De la mar y los barcos"
El Viera y Clavijo en Santa Cruz de Tenerife

Archivo: José Santana y Santana
Tomado por su costado de babor

Archivo: Díaz Lorenzo

Del libro de Juan Carlos Díaz Lorenzo "Al resguardo de Anaga. De la mar y los barcos"
Detalle del puente del Viera y Clavijo

Archivo Díaz Lorenzo

Del libro de Juan Carlos Díaz Lorenzo "Al resguardo de Anaga. De los correíllos al fast-ferry"
En 1962, navegando por aguas del sur de Tenerife

Archivo: José Santana y Santana
Entrando el puerto de Santa Cruz de Tenerife en 1971

Archivo: José L. Torregrosa

Del libro "El correíllo La Palma en imágenes"
Salón fumador de primera clase
Vestíbulo de segunda clase

Del libro de Juan Carlos Díaz Lorenzo "Al resguardo de Anaga. De los correíllos al fast-ferry"
Pauta de acomodación del Viera y Clavijo antes del cerramiento de la cubierta de paseo

Archivo: Manuel Rodríguez Barrientos

IMAGEN DESPLEGABLE
El Viera y Clavijo varado en NUVASA

Del libro de Juan Carlos Díaz Lorenzo "Al resguardo de Anaga. De a mar y los barcos"
Salón fumador de primera clase, mirando a proa
Vestíbulo y comedor de segunda clase
Comedor de segunda clase

Del libro de Marino Gómez-Santos "Trasmediterránea. Hacia el nuevo milenio"
Tomado por su costado de babor

Del libro de Juan Carlos Díaz Lorenzo "Al resguardo de Anaga. De los correíllos al fast-ferry"
El Viera y Clavijo, en seco, reparando la roda de su proa

Legado Fotográfico de Juan Antonio Padrón Albornoz

Biblioteca de Naútica de la Universidad de La Laguna
Maniobrando en el puerto de Santa Cruz de Tenerife

Archivo: Salvador Cervantes de la Torre
El Viera y Clavijo tomado por su costado de babor

Archivo: Laureano García Fuentes
Abarloado a su gemelo La Palma

www.correillolapalma.com
La Palma, atracado en Las Palmas babor al muelle, y el Viera y Clavijo abarloado por su babor

Legado Fotográfico de Juan Antonio Padrón Albornoz

Biblioteca de Naútica de la Universidad de La Laguna
Maniobrando en el Puerto de la Luz

www.pellagofio.com
El correíllo Viera y Clavijo zarpando de Las Palmas

Acuarela original de EL ILUSTRADOR DE BARCOS

El último viaje del correíllo Viera y Clavijo
El Viera y Clavijo, ya propiedad de Van der Marel, remolcado en Holanda

Fotografía donada por M. van der Marel por mediación de D.J. Goedhart

www.correillolapalma.com
El Viera y Clavijo en Zierikzee (Holanda), en 1977

Fotografía donada por Jan Goedhart

www.correillolapalma.com
El pequeño Peter, en el puente del Viera y Clavijo, manejando el telégrafo de órdenes a la máquina

Fotografía donada por Jan Goedhart

www.correillolapalma.com
En Zierikzee, todavía con el nombre de Viera y Clavijo

Archivo: Carlos F. Pérez Rico
Fondeado en Zierikzee (Holanda)

Fotografía donada por Jan Goedhart

www.correillolapalma.com

Reportaje fotográfico del Viera y Clavijo atracado en Parkkade, en Rotterdam, en 1978, como museo

Fotografías: Paul Timmerman

www.cruiseshipodyssey.com
Reportaje fotográfico del Viera y Clavijo atracado en Parkkade, en Rotterdam, en 1978 como museo

Fotografías: Paul Timmerman

www.cruiseshipodyssey.com

NUEVAS IMÁGENES (18/08/2014)