Vapor "Rey Jaime I"

Integrado en la flota de Trasmediterránea en 1918 al convertirse

la Isleña Marítima en empresa filial de la Compañía Trasmediterránea

Última actualización: 16 de enero de 2015
CARACTERÍSTICAS
Nombres y propietariosRey Jaime I (1911 - 1918)

Isleña Marítima

Rey Jaime I  (1918 - 1967)

Compañía Trasmediterránea
TipoMixto Pasaje / Carga
Año de construcción1911 (LR-1918)
ConstructorCantieri Navali Odero

Factoría de Sestri Ponente

Génova (Italia)

(LR-1918)
Número de grada260 (Miramar)
Armador de la contratación del buqueIsleña Marítima
Armador receptor del buqueIsleña Marítima
Fecha de la contrataciónAgosto de 1910

(La Marina en las Baleares)
Fecha de la botadura4 de junio de 1911

(La Marina en las Baleares)
Fecha de la entregaJunio de 1911 (LR-1918)
Final del buqueDesguazado en Valencia en enero de 1968

(Miramar)
Identificación5529363 (Miramar)
Señal de llamadaEAPP  (LR-1956)
MatrículaPalma de Mallorca - Lista 2ª - Folio 42

(LOB-1965)
Material del cascoAcero (LR-1918)
Número de cubiertasDos cubiertas corridas y cubierta de toldo

(LR-1918)
Separaciones transversales6 separaciones cementadas

(LR-1918)
Doble fondoDe estructura celular, con una longitud de 31,7 m bajo máquinas y calderas y de 14,6 m, con capacidad para 150 t de agua, a proa.

(LR-1918)
Capacidad del peak de proa20 t (LR-1918)
Capacidad de peak de popa45 t (LR-1918)
Desplazamiento a máxima carga2.750 t (LOB-1965)
Peso muerto660 t (LR-1956)
Registro bruto2.257 t (LR-1918)

2.320 t (LR-1956)
Registro bajo cubierta1.290 t (LR-1918)
Registro neto1.100 t (LR-1918)

1.168 t (LR-1956)
Eslora total96,50 m (LR-1956)
Eslora e.p.p.93,08 m (LR-1918)
Manga máxima11,53 m (LR-1956)
Puntal de construcción7,97 m (LR-1918)
Franco bordo3.642 mm (LOB-1965)
Calado máximo5,13 m (LR-1918)
Cubicación de bodegasGrano: 665 m3 (LOB-1965)
Cubicación de entrepuentesGrano: 825 m3 (LOB-1965)
Dimensiones de la escotilla mayor4,3 x 3,2 m (LOB-1965)
Pluma de mayor potencia2 t (LOB-1965)
Abra3,4 m (LOB-1965)
Pasajeros498 (LOB-1965)
Potencia de propulsión683 NHP (LR-1918)

4.000 IHP (LOB-1965)
Velocidad17,6 nudos (Historia de la Flota)
Planta propulsoraDos máquinas alternativas de vapor de triple expansión, de 3 cilindros c/u, y de 584 - 940 - 1.519 mm de diámetro por 946 mm de carrera, acopladas cada una de ellas a un eje propulsor.

Fabricadas por Cantieri Navali Odero - Sestri Ponente - Génova (Italia)

Cuatro calderas cilíndricas, fumitubulares, de llama en retorno, dotadas de 3 hornos ondulados cada una de ellas, con una superficie total de parrilla de 23,5 m2 y una superficie total de calentamiento de 1.013 m2, funcionando a una presión de 12 kp/cm2.

(LR-1918)
Tipo de combustibleOriginalmente consumía carbón y en la reparación que sufrió entre diciembre de 1953 y diciembre de 1955 fue reconvertido para consumir fuel-oil.

(Historia de la Flota)
HISTORIAL

El Rey Jaime I, nuevo buque insignia para la Isleña Marítima

Promulgada la Ley de Comunicaciones Marítimas el 14 de junio de 1909, por Real Decreto del Ministerio de Fomento de 12 de marzo de 1910 se convocó un concurso público entre armadores y navieros nacionales para la contratación, por un período de diez años, de las comunicaciones regulares con Baleares, que sufrían un incremento extraordinario, pues además de las líneas con los puertos del Levante español, se establecieron, por vez primera, otras con Marsella, Argel y Cabrera, así como desde Barcelona a Ibiza y de este puerto a Formentera, ofreciendo el Estado una suvención anual de 1.772.181 pesetas.

Resuelto el concurso, se adjudicaron estos servicios regulares a la Isleña Marítima por un período de diez años, que daba comienzo el primer día de julio de 1910.

El pliego de condiciones exigía once buques y la naviera concesionaria contaba solamente con seis, viéndose precisada a conseguir otros cinco. La Isleña Marítima adquirió cuatro buques ya en servicio y, en agosto de 1910, contrató con los astilleros Odero, de Sestri Ponente, en Génova, la construcción de un vapor de gran capacidad y mucho andar para cubrir la línea rápida Palma-Barcelona.

Este buque, construcción número 260 de los mencionados astilleros, fue botado el 4 de junio de 1911 en una emotiva ceremonia que amadrinó la señorita Teresa Simó, hija del director de la compañía, Sebastián Simó, recibiendo el nombre de Rey Jaime I.

El 13 de junio, en aguas de Génova, se realizaron las pruebas oficiales alcanzando una velocidad de 17,6 nudos durante ocho horas.

Bonita es la descripción que Juan Pou Muntaner hace de la llegada del buque a Palma en su libro “La Marina en las Baleares”:

“Salió de Génova rumbo a Palma, mandado por el decano de los Capitanes Don Ricardo Terrasa y por el decano de los maquinistas Don Antonio Thomás, el día 23 de junio a las 15 horas, estando prevista su llegada a Palma a las 18 horas del día siguiente. Habiendo desarrollado más velocidad de la prevista, a las 14h 45m el vigía de Porto Pi divisaba la silueta del Rey Jaime I que, airoso como un cisne, se deslizaba sobre las aguas de la bahía, enfilando la bocana del puerto a las 15h 30m, mientras que sus compañeros de flota surtos en el puerto, empavesados, atronaron el aire con sus sirenas.” 

La llegada del buque a Palma el día 24 de junio fue realmente apoteósica por coincidir, además, con el comienzo de la “Semana Balear”, elogiando la prensa local las inmejorables condiciones del barco con el que la flota de la Isleña se veía incrementada.

El 8 de julio la Comisión Oficial integrada por el ingeniero-jefe de la Armada, Carlos Halcón, el Maquinista Mayor Don Antonio Pedrero y el Comandante de Marina Sr. La Guardia, procedió a la inspección de sus instalaciones y el día 10 se verificaron las pruebas de velocidad en las que desarrolló una media de 17,8 nudos.

Permaneció en puerto mientras se tramitaba su abanderamiento, y a primeras horas de la madrugada del día 14 de julio salió por vez primera del puerto de Palma con destino a Valencia con objeto de embarcar al presidente del Gobierno, Antonio Maura y Muntaner y su séquito, con destino a Palma.

El 6 de agosto emprendió su primer viaje a Barcelona como correo rápido, en sustitución del Rey Jaime II, que desde el 1 de enero venía prestando este servicio. Estuvo prestando dos servicios semanales año tras año, sin contratiempo alguno, incluso en los difíciles años de la guerra europea.

Juan Pou Muntaner describe a estos buques como: "Aquellos hermosos vapores, elegantes y pulcros, blancos como el armiño, airosos y esbeltos, que rivalizaron con los más veloces de su tiempo, siendo conocidos como los "cisnes del Mediterráneo" y por sus bellas líneas daban la impresión de ser, más que buques correos, yates de grandes dimensiones".

Al ser, durante esta época, el vapor de más lujo y comodidades del momento, repetidas veces dejó de cubrir su servicio habitual y desempeñó cometidos para los que hacía falta un buque de categoría especial.

El 5 de julio de 1913 hizo viaje a Alicante llevando a bordo al Marqués de la Torre, Pedro A. Cervera, Juan Aguiló y Sebastián Simó, al objeto de embarcar a la infanta Isabel de Borbón.

Unos días después se le instaló la telegrafía sin hilos. El 13 de agosto salió de Barcelona con destino a Palma y en el transcurso de la travesía verificó pruebas comunicando con las estaciones de Sóller, Barcelona y Argel y con varios vapores en alta mar.

En los años de la guerra europea mantuvo la línea de Barcelona, sufriendo los efectos del bloqueo de las unidades de la escuadra francesa. En la ruta Barcelona-Palma fue detenido a última hora de la noche del 13 de noviembre de 1914 por el crucero Jullet y examinada su documentación. A primera hora de la madrugada del 13 de febrero de 1915 fue detenido por el crucero Duplex. En la madrugada del 6 de marzo de 1915 lo fue por el crucero auxiliar Corte II. El 13 de marzo fue otra vez detenido por el Duplex y de nuevo el 27 de mayo del mismo año.

El Rey Jaime I bajo la contraseña de Trasmediterránea

Al constituirse la Compañía Trasmediterránea, el 25 de noviembre de 1916, el aporte financiero y de buques estuvo formalizado por las navieras Compañía Valenciana de Vapores Correos de África, Sociedad Línea de Vapores Tintoré, Ferrer Peset Hermanos y Sociedad Anónima Navegación e Industria.

El día 1 de enero de 1917, la Compañía Trasmediterránea inició sus actividades en el mundo marítimo mercantil, con 44 buques repartidos en puertos del litoral español que ondearon por primera vez en sus mástiles el gallardete de la Empresa recientemente fundada y en ese año ya estaban en su poder las comunicaciones rápidas y regulares del grupo África y de la Península a Canarias. No obstante, la aspiración de la nueva naviera era llegar a asumir cuanto antes la totalidad de las comunicaciones rápidas y regulares, para lo que restaba conseguir los servicios del sector Baleares, así como los interinsulares de Canarias. Eran concesionarias de los servicios de Baleares la Isleña Marítima, con sede en Palma de Mallorca, y la Marítima Compañía Mahonesa de Vapores, con domicilio social en Mahón.

La Compañía Trasmediterránea inició gestiones el mismo año 1917, para conseguir la absorción de ambas navieras isleñas a fin de asumir las comunicaciones con el archipiélago balear. Se daba la circunstancia de que ambas empresas eran sociedades anónimas, ligadas al Estado por un Contrato que las obligaba a prestar los servicios de comunicaciones marítimas postales entre la Península y Baleares. Por esta razón se acordó como fórmula más práctica y viable, la adquisición de la totalidad de acciones de ambas sociedades navieras, a fin de que pudieran quedar integradas en la Compañía Trasmediterránea.

Las negociaciones con la Isleña Marítima fueron muy laboriosas, y después de vencer innumerables dificultades, con la resistencia de los que se oponían a la desaparición de una naviera tan vinculada a Mallorca, a principios de 1918 la Compañía Trasmediterránea consiguió la mayoría de las acciones de Isleña Marítima. De ese modo la tradicional naviera mallorquina, se convertía en filial de Trasmediterránea desde 1918.

El Rey Jaime I continuó sus habituales servicios en la línea Palma-Barcelona. A esta línea estuvo adscrito hasta la entrada en servicio en 1929, y 1930 de las motonaves Infante D. Jaime y Príncipe D. Alfonso, que fueron rebautizadas en 1931 con los nombres de Ciudad de Barcelona y Ciudad de Palma

respectivamente.

Las circunstancias derivadas de la campaña de África motivaron la prestación de varios servicios de transporte de tropas a puertos africanos y del Sur de la Península. En octubre de 1921 salió de Barcelona con tropas para Melilla.

El 10 de abril de 1922 remolcó hasta Palma al buque Ciudadela que estaba fondeado con rotura del eje de cola a 2 millas al Este de Punta Amer.

El 25 de marzo de 1923, al mando del capitán Don Jaime Estarellas Coll, embarcó en Barcelona a una peregrinación con destino a Italia y, hallándose el día 27 frente al puerto de Livorno, varó en unos bajos peligrosos. En su auxilio acudió el vapor Jorge Juan, que pudo reflotarlo y sólo se apreciaron daños en sus hélices, por lo que precisó entrar en dique seco dónde fueron reparadas con facilidad, pudiendo continuar viaje.

El 17 de noviembre de 1923, con motivo del viaje que efectuaron a Italia los reyes Alfonso XIII y Victoria Eugenia, en su visita al Duce, al Papa Pío XI y al rey Víctor Manuel, el Rey Jaime I, al mando del capitán Antonio Dezcallar, embarcó en Valencia el séquito que acompañaba a los monarcas. El 17 de noviembre de 1923 salió de Valencia con destino a La Spezia y después fue a Nápoles, de cuyo puerto salió el día 28 con destino a Palma y Barcelona.

El 10 de julio de 1924 salió de Barcelona hacia Arenys de Mar con el Capitán General de Cataluña Sr. Barrera, Comandante de Marina de Barcelona y numerosos invitados para asistir a las fiestas conmemorativas del centenario de la construcción del pailebote Nuestra Señora del Mar.

El 20 de septiembre de 1924 embarcó en Palma al Batallón de Inca con destino a Algeciras. En septiembre de 1925 participó en las operaciones de transporte de tropas entre Palma, Mahón y Barcelona.

El 26 de marzo de 1926 salió de Barcelona con destino a Ceuta y en días sucesivos efectuó otros viajes desde Valencia y Alicante.

En abril de este año, con motivo del apoteósico recibimiento dispensado a los tripulantes del hidroavión Plus Ultra, Franco, Ruiz de Alda y Durán, que regresaban de Buenos Aires a bordo del crucero La Argentina, el vapor Rey Jaime I fue convertido en un lujoso hotel flotante que albergó al cuerpo diplomático acreditado ante el gobierno español, formado por los embajadores de Argentina, Estados Unidos, Cuba, Portugal, Perú, Brasil, San Salvador, República Dominicana, Venezuela, Panamá, agregados militares de Portugal y Chile, así como al representante de la Sociedad Ibero-Americana y presidente del Aero Club. También figuraba el general Francisco Franco, esposa e hija. El 7 de abril salió del puerto de Huelva con estos invitados en viaje a Sevilla, con motivo de las fiestas organizadas en honor de los distinguidos aviadores.

Con la incorporación de las modernas motonaves, el Rey Jaime I dejó de ser la “vedette” de la Trasmediterránea y pasó a cubrir líneas más secundarias, permaneciendo amarrado en puerto durante largas temporadas.

El Rey Jaime I durante la guerra civil

La guerra civil sorprendió al Rey Jaime I reparando en el puerto de Palma quedando, por tanto, en la zona nacional, y durante los primeros meses de la guerra fue usado como cárcel flotante.

El decreto nº 50 del Gobierno Nacional, fechado en Salamanca el 27 de octubre de 1936, creó los cruceros auxiliares de la Armada Nacional mediante incautación de determinadas unidades de la Compañía Trasmediterránea. Estos buques pasaron a ser buques de guerra por orden de 31 de octubre, aún cuando mantuvieron parte de sus dotaciones mercantes debidamente militarizadas. A partir del 1º de noviembre de 1936 pasaron a ser, de derecho -ya que de hecho lo eran anteriormente- buques de guerra los siguientes nueve buques de la Compañía Trasmediterránea: A. Lázaro, Ciudad de Alicante, Ciudad de Mahón, Ciudad de Palma, Ciudad de Valencia, Dómine, Mallorca, Rey Jaime I V. Puchol.

La orden de 31 de octubre de 1936 estableció con toda claridad la división de los buques de Trasmediterránea con su específica situación jurídica: de una parte los cruceros auxiliares y transportes de guerra, absolutamente equiparados a unidades navales, que dependerían en todo del Estado Mayor de la Armada; de otra el resto de los buques que quedaban igualmente militarizados, pero prestando servicios civiles, de ordinario bajo la gerencia de la Compañía, aún cuando fueran artillados y llevaran a su bordo un comandante naval y dotación militar de acompañamiento o escolta. La dirección de la Compañía quedaba siempre y en todo caso a las órdenes del Estado Mayor de la Armada, con equiparación militar adecuada. El decreto 63 del Gobierno Nacional corroboró la militarización y movilización de todo el personal de mar y tierra de la Compañía Trasmediterránea.

Durante la campaña varios de los cruceros auxiliares primeros pasaron después a ser transportes de guerra y otros varios se fueron incorporando a esta clase según las necesidades militares del desarrollo del conflicto.

En noviembre de 1936, el Rey Jaime I, con bandera italiana y falso nombre de Buccari, junto con el Mallorca, rebautizado Isarco y el Ciudad de Palma con el nombre de Ariadne, salieron de Palma con destino a La Spezia (Italia), protegidos por el destructor italiano Niccolo Zeno, para recibir el armamento. Al Rey Jaime I le emplazaron una pieza de artillería de 120 mm, un antiaéreo de 76 mm y dos ametralladoras. Posteriormente estuvo actuando en aguas del Mediterráneo escoltando convoyes y vigilando las zonas de Sicilia y Favignana.

El 26 de febrero de 1937 participó en la persecución del Marqués de Comillas, que fue apresado por el Almirante Cervera y conducido a Palma. Entre el 9 y el 12 de marzo tomó parte en el ataque de la Escuadra nacional contra el tráfico enemigo en las costas de Argelia y a final de mes, con el Mallorca fue a Cagliari. El 5 de abril, conboyado por el Canarias, salió con destino a Sevilla con otros buques, transportando material de guerra, llegando a Palma el 21. Pocos días después, con los A. Lázaro, V. Puchol y Mallorca salió con destino a Cádiz, transportando tropas y escoltados por los cruceros

Canarias y Baleares.

En los meses siguientes operó frecuentemente entre Cerdeña y Baleares. El 1º de septiembre, en aguas de Cagliari se hizo cargo del mercante Mar Negro, que venía de Rusia con un cargamento de 203 camiones y 80 barriles de lubricantes.

En 1938 fue sometido en Cádiz a un recorrido general y después pasó a operar entre Baleares y el Estrecho de Gibraltar convertido en transporte artillado hasta el final de la contienda.

El Rey Jaime I en la posguerra

Terminada la guerra civil, se reintegró el Rey Jaime I a la línea Palma-Barcelona. Llegó a Palma por vez primera procedente de Barcelona el 31 de mayo de 1939, y cubrió esta línea a razón de tres expediciones semanales hasta el 4 de septiembre, en que pasó a cubrir la línea de Valencia y al mes siguiente, al incorporarse el Mallorca, entró en reparación en los Talleres Nuevo Vulcano de Barcelona hasta febrero de 1942.

En 1946 fue a Civitavecchia en una misión oficial con motivo del primer consistorio celebrado por el Papa Pío XII, en el que fueron elevados a la púrpura cardenalicia los españoles Enrique Pla y Deniel, Fernando Quiroga Palacios y Arce Ochotorena.

En diciembre de 1953 entró de nuevo en la factoría Nuevo Vulcano de Barcelona, siendo objeto de una profunda reparación en la que se le sustituyó el sistema de combustible para poder quemar combustible líquido (fuel-oil) en lugar de carbón. El 26 de diciembre de 1955 se reincorporó al servicio para cubrir las líneas Barcelona-Mahón y Barcelona-Ibiza.

El 21 de marzo de 1957, en ruta de Barcelona a Ibiza, cerrado en niebla, sufrió un abordaje con el dragaminas Turia sin sufrir daños importantes.

En la noche del 26 de diciembre de ese mismo año, en ruta de Ibiza a Barcelona, sufrió una avería en la sala de máquinas y quedó sin gobierno a 30 millas de la isla Dragonera. Intentaron remolcarlo el Ciudad de Burgos y el Ciudad de Ibiza. Finalmente, el remolcador RR-2 lo condujo a Alicante, en cuyo puerto entró el día 30.

Última etapa de su vida marinera

En 1967 prestó sus últimos servicios en las líneas Palma-Mahón y Palma-Ibiza y perdida su clasificación, por orden de la Subsecretaría de la Marina Mercante fue dado de baja en el cuadro de comunicaciones marítimas de soberanía a partir del 1º de octubre de dicho año.

En la noche del 29 de octubre cubrió su última singladura en la línea Ibiza-Palma como correo marítimo, saliendo ese mismo día hacia Valencia, en donde fue vendido en pública subasta el 30 de octubre en un precio de 4 millones de pesetas. Adquirido por Industria Comercial de Levante S.A., se procedió inmediatamente a su desguace. Triste final para un vapor tan carismático que realmente mereció ser conservado.

Referencias documentales:

Libro "Historia de la Flota", de Juan Carlos Díaz Lorenzo.

Libro "La Marina en las Baleares", de Juan Pou Muntaner.

Libro "Todo Avante", de Marino Gómez-Santos.

Libro "Orígenes y constitución de la Compañía Trasmediterránea. Evolución económica y comercial en el siglo XX", de Francisco Font Betanzos.

Libro "La marina mercante y el tráfico marítimo en la guerra civil", de Rafael González Echegaray.

Libro "Vapores de las islas Baleares", de Ramón Sampol Isern.

Fondo documental de Juan Vera Quiñones.

Web www.miramarshipindex.org.nz.

Lloyd´s Register of Shipping años 1918, 1919 y 1956.

Lista Oficial de Buques Españoles años 1920, 1930, 1951, 1961 y 1965.

GALERÍA DE IMÁGENES
El vapor correo rápido Rey Jaime I

Archivo: Laureano García Fuentes
El Rey Jaime I mostrando su costado de estribor

Del libro de F. Condeminas Mascaró "La Marina Española"
Dos imágenes del comedor de primera clase del vapor Rey Jaime I

Libro de atención al pasajero de la Isleña Marítima, año 1920
El Rey Jaime I atracado en el puerto de Palma de Mallorca

Del libro de Joan Alemany "Los puertos de Baleares"
Desembarque del pasaje por la escala de popa. A la derecha la proa del Bellver

Del libro "Imatges de la ciutat de Barcelona al segle XX"
El Rey Jaime I, en Palma de Mallorca, mostrando su bonito espejo de popa

www.paraisobalear.com
Atracado en Palma de Mallorca, babor al muelle

Archivo: Juan Ignacio Bas Grau
El Rey Jaime I muestra su esbelta línea marinera

Archivo: Vicente Sanahuja
Llegada del Rey Jaime I a Palma de Mallorca

Archivo: Vicente Sanahuja
Atracado en Barcelona en uno de sus atraques habituales

Archivo: Juan Ignacio Bas Grau
El Rey Jaime I mostrando su costado de estribor

Del libro de Juan Pou Muntaner "La marina en las Baleares"
Información publicitaria corporativa de la Isleña Marítima con la imagen del Rey Jaime I

Archivo: Laureano García Fuentes

IMAGEN DESPLEGABLE
Postal corporativa con vistas interiores del vapor Rey Jaime I

Archivo: Laureano García Fuentes
Acuarela del Rey Jaime I, obra de Ramón Sampol Isern

Del libro de Ramón Sampol Isern "Vapores de las Islas Baleares"
Imagen corporativa del Rey Jaime I

Del libro corporativo "Todo Avante"
Atracando en el puerto de Palma de Mallorca

Archivo: Vicente Sanahuja
El Rey Jaime I atracado en el puerto de Palma

Archivo: Vicente Sanahuja
El Rey Jaime I tomado por su amura de babor

Archivo: Laureano García Fuentes
El Rey Jaime I atracado en Barcelona el 30 de enero de 1920, durante la huelga general

Archivo: Autoridad Portuaria de Barcelona
El Rey Jaime I en seco

Facebook: "Fotos Antiguas de Mallorca"
En el puerto de Barcelona, atracado babor al muelle

Archivo: Laureano García Fuentes
Atracado en uno de sus atraques habituales del puerto de Barcelona

Del libro "Imatges de la ciutat de Barcelona al segle XX"
El Presidente de la República, Niceto Alcalá Zamora, llega a Palma a bordo del Rey Jaime I

Fotos antiguas de Mallorca
Postal corporativa del vapor Rey Jaime I

Archivo: Laureano García Fuentes
Modelo del Rey Jaime I con la contraseña de la Isleña Marítima

Modelo construido por Josep M. Riera

MODELOS NAVALES RIERA

www.rieramodels.com
En la Guerra Civil, artillado con un cañon de 101 mm a popa, y un antiaéreo de 76 mm a proa

Archivo: Manuel Rodríguez Aguilar
En el puerto de Barcelona una vez acabada a Guerra Civil. En primer lugar, hundido, el yate Rosa

Del libro "Comisión de la Armada para salvamento de buques"
Atracado en Alicante con los signos de la neutralidad durante la Segunda Guerra Mundial

Archivo Municipal de Alicante

Colección: Francisco Sánchez
Dos imágenes del Rey Jaime I entrando en Palma

Archivo familiar de Javier Caldes
El Rey Jaime I, el J.J. Sister y el Ciudad de Ibiza
El Rey Jaime I entrando en el puerto de Barcelona

Archivo: Rafael Calafell Clar
El Rey Jaime I y el Ciudad de Mahón atracados en el puerto de Barcelona

Archivo: Laureano García Fuentes
Preciosa vista del puerto de Palma con el Rey Jaime I maniobrando en la dársena

Del libro de Joan Alemany "Los puertos de Baleares"
Imagen corporativa del vapor Rey Jaime I

Del libro corporativo "Trasmediterránea. Hacia el nuevo milenio"
El Rey Jaime I entrando en el puerto de Barcelona

Colección Galilea

Archivo: Laureano García Fuentes
El Rey Jaime I tomado por su amura de babor

Colección: Juan Ignacio Bas Grau
Atracado, estribor al muelle, en el puerto de Mahón

Archivo: Carlos A. Rodríguez Barrientos
Atracado en el puerto de Ibiza, mostrando la bonita estampa de su popa
En Barcelona con el Ciudad de Burgos. En segundo plano las tres chimeneas de la térmica
Vista de la zona de proa tomada desde el puente de gobierno

Fotografía: Juan Vera Quiñones
Dos imágenes del Rey Jaime I atracado en el puerto de Ibiza

Archivo: Laureano García Fuentes
En Ibiza con el Ciudad de Ibiza

Archivo: Juan Vera Quiñones
Otra imagen del Rey Jaime I con el Ciudad de Ibiza en el puerto de Ibiza

Archivo: Vicente Pérez Molías
Atracado en Ibiza con uno de los "L" en primer plano

Colección: Laureano García Fuentes
Maniobrando en el puerto de Barcelona en el año 1961

Fotografía: Teodoro Diedrich

www.andimar.es
Maniobrando para atracar en el muelle de Peraires del puerto de Palma

Fotografías: Juan Vera Quiñones
Pauta de acomodación del vapor Rey Jaime I

Archivo: Manuel Rodríguez Barrientos

IMAGEN DESPLEGABLE
El Rey Jaime I en una preciosa acuarela de Guillermo González de Aledo Rittwagen

Del libro corporativo "Trasmediterránea. Hacia el nuevo milenio"
Bonita acuarela del Rey Jaime I realizada por M. Martí Barrionuevo

Archivo: Laureano García Fuentes
Lámina del Rey Jaime I

Dibujo de Laureano García Fuentes