Vapor "Navarra"

Adquirido por la Compañía Trasmediterránea a la

Compañía Anónima Vapores Vinuesa, en 1917

Última actualización: 11 de abril de 2015
CARACTERÍSTICAS
Nombres y propietariosNavarra (1908 - 1917)

Compañía Anónima Vapores Vinuesa (Sevilla)

Navarra (1917 - 1936)

Compañía Trasmediterránea

Navarra (1936 - 1937)

Hijo de Ramón A. Ramos
TipoMixto Carga / Pasaje
Año de construcción1908 (LR-1935)
ConstructorR. Thompson & Sons Ltd.

Factoría de Southwick

Sunderland (Gran Bretaña)

(Miramar)
Número de construcción257 (Miramar)
Armador de la contrataciónCompañía Anónima Vapores Vinuesa
Armador receptor del buqueCompañía Anónima Vapores Vinuesa
Fecha de la botadura26 de octubre de 1908 (Miramar)
Fecha de la entregaNoviembre 1908 (Miramar)
FinalTorpedeado por un submarino el 8 de febrero de 1937 y embarrancado en la desembocadura del río Gayá, Altafulla.
Identificación5603142 (Miramar)
Señal de llamadaEAPK  (LR-1935)
Puerto de registroSevilla (LOBE-1920)
Material del cascoAcero (LR-1935)
Separaciones transversales6 (LR-1935)
Doble fondoConstrucción celular con 20,42 m de longitud en la parte trasera, 10,06 m bajo máquinas y calderas y 30,48 m en la parte delantera y con una capacidad total de 260 t.

(LR-1935)
Peak de popa8 t (LR-1935)
Carga máxima2.035 t (LOBE-1930)
Registro bruto1.692 t (LR-1935)
Registro neto920 t (LR-1935)
Eslora total78,40 m (LOBE-1930)
Eslora e.p.p.76,20 m (LR-1935)
Manga máxima10,67 m (LR-1935)
Puntal de construcción7,96 m (LOBE-1930)
Calado máximo6,40 m (LOBE-1930)
Potencia de propulsión153 NHP (LR-1935)
Velocidad10 nudos (LOBE-1930)
Planta propulsoraUna máquina alternativa de vapor de triple expansión, 3 cilindros de 470-762-1.245 mm de diámetro x 838 mm de carrera, fabricada por N. E. Marine Eng. Co. Ltd., en Sunderland.

Una caldera fumitubular de llama en retorno dotada de tres hornos ondulados, con una superficie de parrilla de 5,76 m2 y una superficie de calentamiento de 223 m2, trabajando a una presión de servicio de 180 l/i2 (12,6 kp/cm2).

(LR-1935)
Tipo de combustibleCarbón (LOBE-1930)
Capacidad de carboneras213 t (LOBE-1930)
Consumo por singladura12 t (LOBE-1930)
HISTORIAL

El vapor Navarra, mismo nombre y pabellón durante toda su vida marinera 

La construcción de este buque fue encargada por la Compañía Anónima de Vapores Vinuesa, de Sevilla, a los astilleros Thompson R. & Sons de Sunderland en Gran Bretaña, siendo la construcción número 257 de la factoría de Southwick (Sunderland).

El buque fue botado el 26 de octubre de 1908 recibiendo el nombre de Navarra, y se entregó a sus propietarios el mes siguiente.

El Navarra bajo la contraseña de la Compañía Trasmediterránea 

El día 1 de enero de 1917, la Compañía Trasmediterránea inició sus actividades en el mundo marítimo mercantil, con 44 buques repartidos en puertos del litoral español que ondearon por primera vez en sus mástiles el gallardete de la Empresa recientemente fundada.

El primer problema que requería urgente y adecuada solución era, sin duda alguna, el de la implantación de unos nuevos itinerarios, ordenando todos los tráficos, atendidos con anterioridad por cada una de las compañías incorporadas a Trasmediterránea, con arreglo al plan de conjunto que permitiera el máximo ahorro de tonelaje, en cuanto esta economía fuera compatible con los intereses del comercio y de la producción nacionales.

Para que este plan pudiera desarrollarse con eficacia, el Consejo de Administración estimó en 1917 la necesidad de ampliar la flota de la Compañía mediante la compra de cinco vapores a la Compañía Marítima de Barcelona, que fueron los Rius y Taulet (Fortuny), Juan Maragall (Arana), Torras y Bages (Velázquez), Roger de Flor (Pinta) y Jacinto Verdaguer (Cid) , con un total de 12.060 toneladas de peso muerto, así como otros cinco vapores a la Compañía Anónima de Vapores Vinuesa, de Sevilla, que componían toda su flota y eran los Andalucía, Aragón, Castilla, Cataluña y Navarra, que sumaban 12.800 toneladas de peso muerto.

A partir de ese momento el Navarra pasó a navegar bajo la contraseña de la Compañía Trasmediterránea en servicios de cabotaje nacional.

El Navarra en el desembarco de Alhucemas

A principios de septiembre de 1925, al mando del capitán Buenaventura Intxausti, participó en el transporte de tropas en el desembarco de Alhucemas, formando parte de la flotilla número 1 de la fuerza de transporte de la brigada Fernández Pérez, en unión de sus compañeros de flota A.Lázaro, Aragón y Sagunto.

Nueva etapa de su vida marinera bajo la contraseña de la Casa Ramos 

El 2 de agosto de 1934 arribó al puerto de Mahón, en el que permaneció largo tiempo, con otros vapores de Trasmediterránea. Cuando permanecía en esta situación, la Casa Ramos se interesó por el buque y el 27 de abril de 1936 Roberto Ramos Dalmé, en representación de la naviera Hijo de Ramón A. Ramos, de Barcelona, y debidamente autorizado por su padre, Ricardo Ramos Cordero, compró por 200.000 pesetas a la Compañía Trasmediterránea (representada por Joaquín María Tintoré Punyed) el vapor Navarra.

El buque no llegó a Barcelona hasta el 21 de mayo de 1936, y apenas dos semanas más tarde, concretamente el 8 de junio de 1936, el Navarra navegó por primera vez bajo la bandera de Hijo de Ramón A. Ramos, zarpando de Barcelona con destino a los puertos de Almería, Motril, Málaga y, en viaje de retorno, nuevamente Almería y Águilas. 

El Navarra en la Guerra Civil Española y final de su vida marinera

El 11 de julio de 1936 dio comienzo el tercer viaje del Navarra bajo el pabellón Ramos. Ese día zarpó de Barcelona con destino a Algeciras, adonde llegó y de donde inició su regreso el 17 de julio. Un día después el buque estaba en Málaga. El Navarra quedó detenido al estallar la rebelión y el 4 de agosto fue requisado por el gobierno republicano, hasta el 10 de octubre siguiente que cesó la mencionada requisa.

En consecuencia, el Navarra pudo zarpar días después de Málaga con destino a Barcelona, haciendo escala en Cartagena, Águilas y Sant Feliu de Guíxols. Hizo todavía cuatro viajes más: del 29 de octubre al 20 de noviembre de 1936, repitiendo la ruta Barcelona-Cartagena-Águilas-Barcelona-Sant Feliu de Guíxols-Barcelona; del 30 de noviembre al 21 de diciembre de 1936, en la ruta Barcelona-Cartagena-Águilas-Oran-Alicante-Valencia-San Carlos-Tarragona y Barcelona; y del 31 de diciembre de 1936 al 27 de enero de 1937 en que fue de Barcelona a Cartagena y, de regreso, de nuevo a Barcelona, alargando después el viaje hasta Marsella. En este puerto sufrió un sabotaje que originó un incendio en sus bodegas y, después de cargar suministros del Comité de Ayuda francés para el gobierno de la República, zarpó desde este puerto con destino a Tarragona, a principios de febrero de 1937, al mando del capitán José Delltell Lloret.

Aquellos días el submarino italiano Galileo Ferraris, al servicio del ejército nacional y al mando del capitán de corbeta Primo Longobardo, y como comandante adjunto español, el teniente de navío Juan García-Frías, tenía por misión realizar el bloqueo de la zona comprendida entre Vinaroz y Vilanova i la Geltrú, y una línea a distancia de 30 millas de la costa.

El 8 de febrero el submarino optó por dirigirse a uno de los extremos del arco natural de las aguas de Tarragona, en este caso cabo Gros, y apenas llegados al cabo, apareció por levante un mercante sin bandera pegado a la costa. Se ordenó alistar dos tubos de proa, iniciando la aproximación perpendicularmente a la costa, con lo que el fondo disminuyó rápidamente. Poco después y a través del periscopio pudieron identificar el buque que no era otro que el Navarra.

Durante la aproximación se estimaron los datos del lanzamiento - distancia al buque 700 m, rumbo 240 grados, velocidad 8 nudos, ángulo de mira 11 grados - disparando seguidamente dos torpedos. La sonda bajo la quilla era de 12 metros y eran las 16 horas.

Momentos después del lanzamiento, el Navarra metió toda la caña a estribor arrumbando a la playa hasta quedar varado en la arena, en la desembocadura del río Gayá. Se observó desde el submarino como arríaron un bote que se dirigió a la costa lleno de gente, mientras por la chimenea salía gran cantidad de vapor, posiblemente al actuar las válvulas de seguridad de la caldera al pararse la máquina de golpe en la varada. 

En el submarino supusieron que uno de los dos torpedos debió alcanzar al Navarra, pero el hecho de no haber oído la explosión, de haberle dado tiempo a varar sin apreciables señales de hundirse y no observarle ningún desperfecto, decidió al comandante a lanzar un tercer torpedo cuya explosión se oyó claramente, observándose que había producido una gran brecha en el costado, a proa del puente. Este lanzamiento fue realizado con uno de los tubos de popa, dado que el submarino había llegado a tener tan poco fondo después del lanzamiento anterior, que se vio obligado a invertir el rumbo.

En el abandono del buque, Marcel Basset, delegado del Frente Popular Francés y jefe de la delegación portadora del cargamento, se ahogó al caer al agua y no poder llegar al bote. 

El remolcador Montcabrer, de Barcelona, se trasladó a Altafulla en un intento de sacar de la varada al Navarra pero al comprobar que la operación no era factible, debido a los destrozos existentes en el casco del buque, se abandonó el proyecto de reflotarlo y remolcarlo a puerto seguro.

Ante la imposibilidad de reflotar el buque se tomó la decisión de descargar todo el material que fuera factible de ser extraído de las bodegas. A mediodía del 10 de febrero, sólo dos días después de haber sido torpedeado, comenzaba la descarga. Esta descarga la realizaron cinco o seis barcas de pesca de la base de Tarragona, una gabarra y un pontón de la JOP, remolcados por estas.

Pudo obviarse la dificultad de la descarga en rada abierta y sin medios adecuados, por la circunstancia de que la caldereta auxiliar, que alimentaba de vapor a las maquinillas de los puntales, se hallaba en el entrepuente de la bodega, que al no haber sido dañada durante el ataque, permitió la utilización de dichos puntales, aligerando considerablemente la manipulación del material y el tiempo de descarga. El día 20 de febrero se daba por terminada la descarga de las mercancías que habían podido ser recuperadas y el Navarra quedó abandonado, sufriendo los rigores del tiempo y de la mar, que lo fueron desmantelando poco a poco y en ocasiones era ametrallado por los aviones que, procedentes de Baleares, atacaban la costa republicana.

Al llegar la paz, la Comisión de la Armada para Salvamento de Buques, que prácticamente reflotó todas las unidades que eran susceptibles de ser nuevamente utilizadas, debido a su mal estado, descartó la posibilidad de hacerlo con el Navarra, que terminó desguazado en el mismo lugar en que embarrancó.

Referencias documentales:

Libro "Historia de la Flota" de Juan Carlos Díaz Lorenzo.

Libro "Todo Avante" de Marino Gómez Santos.

Libro "La Casa Ramos, 1845-1960: más de un siglo de historia marítima" de Martín Rodrigo y Alharilla.

Libro "El puerto y la mar de Tarragona durante la guerra civil, 1936-1939", de Francisco J. González Huix.

Web www.miramarshipindex.org.nz.

Lloyd´s Register of Shipping año 1935.

Lista Oficial de Buques Españoles años 1920, 1930 y 1935.

MISCELÁNEA DOCUMENTAL
El torpedeamiento del vapor Navarra en aguas de Altafulla

Del libro "El puerto y la mar de Tarragona durante la Guerra Civil. 1936 - 1939"

Francisco José González Huix

Volumen 12 de "Estudis Altafullencs" editado por el Centre d´Estudis d´Altafulla

GALERÍA DE IMÁGENES
El Navarra mostrando su bonita estampa marinera

Archivo: Jaume Cifré Sánchez

NUEVA IMAGEN (11/04/2015)
El Navarra, atracado babor al muelle, tomado desde su amura de estribor

Del libro de Juan Carlos Díaz Lorenzo "Historia de la Flota"
El Navarra mostrando su costado de estribor

Acuarela de M. Martí Barrionuevo

Archivo: Laureano García Fuentes
El Navarra embarrancado en la desembocadura del río Gayá

Fotografía realizada desde un bombardero de la Aviación Legionaria italiana de Baleares

Del libro de Francisco José González Huix "El puerto y la mar de Tarragona durante la guerra civil, 1936-1939"

Tomada del volumen 12 de "Estudis Altafullencs" editado por el Centre d´Estudis d´Altafulla