Vapor "Lulio"

Integrado en la flota de Trasmediterránea en 1918 al convertirse la Isleña Marítima en empresa filial de la Compañía Trasmediterránea

Última actualización: 6 de abril de 2014
CARACTERÍSTICAS.
Nombres y propietariosLulio  (1870 - 1891)

Empresa Marítima a Vapor

Lulio (1891 - 1918)

Isleña Marítima

Lulio (1918 - 1934)

Compañía Trasmediterránea
TipoMixto Pasaje / Carga
 Año de construcción1870 (LR-1934)
ConstructorJ & W Dudgeon

Factoría de Poplar - Londres

(Miramar)
Fecha de la puesta en gradaMayo 1870 (Historia de la Flota)
Fecha de la botadura13 de octubre de 1870 (Miramar)
Fecha de la entregaOctubre de 1870 (LR-1934)
Final del buqueDesguazado en Mahón a principios de 1935

(Miramar)
Identificación5619171 (Miramar) 
Señal de llamadaEAOY (LOBE-1930) 
Matrícula navalPalma de Mallorca (LR-1934)
Material del cascoHierro (LR-1934)
Número de cubiertas2 (LR-1934)
Separaciones transversales6 (LR-1934)
Desplazamiento a máxima carga2.150 t (LOBE-1930)
Peso muerto520 t (Historia de la Flota)
Registro bruto653 t (LR-1934)
Registro bajo cubierta641 t (LR-1934)
Registro neto319 t (LR-1934)
Eslora total71,81 m (Historia de la Flota)
Eslora e.p.p.65,74 m (LR-1934)
Manga8,26 m (LR-1934)
Puntal4,97 m (LR-1934)
Calado máximo5,20 m (LOBE-1930)
Potencia de propulsión158 NHP (LR-1934)
Velocidad10 nudos (LOBE-1930)
Planta propulsoraUna máquina alternativa de vapor tipo Compound, de dos cilindros de 889 y 1.549 mm de diámetro por 660 mm de carrera fabricada por J&W Dudgeon en Londres.

(LR-1934)
Tipo de combustible Carbón (LOBE-1934)
Capacidad de las carboneras66 t (LOBE-1934)
Consumo de combustible 13,5 t / singladura (LOBE-1930)
Capacidad tanques de lastre25 t (LOBE-1930)
Capacidad de los tanques de agua destilada47 t (LOBE-1930)
HISTORIAL

El Lulio, segundo vapor de la Empresa Marítima a Vapor

En el año 1870 se fundó en Palma de Mallorca la compañía naviera Empresa Marítima a Vapor, bajo la dirección de Don José Astier. Tan pronto como quedó constituida, la referida naviera adquirió un vapor de construcción inglesa, perteneciente a una compañía catalana que lo había destinado a cubrir viajes a Canarias y a las Antillas, cuyo nombre era Unión, primer buque de hélice que tuvo la matrícula de Palma de Mallorca. El Unión realizó el primer viaje de Palma a Barcelona el 28 de noviembre de 1870, fijándose en lo sucesivo un itinerario de tres viajes mensuales de Palma a Barcelona y Marsella, con salida los días 1, 11 y 21 de cada mes.

Mientras tanto, la nueva naviera contrató con el astillero londinense de J & W Dudgeon, la construcción de un nuevo vapor cuya puesta en grada tuvo lugar en mayo de 1970 y su botadura el 13 de octubre del mismo año, recibiendo el nombre de Lulio, en honor de Ramón Llull, ilustre filósofo, poeta, místico, teólogo y misionero mallorquín.

Era el Lulio un vapor de líneas muy airosas, con palos y chimenea en caída, proa de violín, botalón y bajo el bauprés lucía un hermoso mascarón con la efigie del Doctor Iluminado. Su coste fue de 100.000 duros. Su cámara principal estaba situada en el centro del buque, en vez de tenerla a popa como la mayoría de los barcos de aquella época. Esto mejoraba la comodidad del pasaje, al notarse menos los balances y movimientos del barco y los ruidos de las máquinas, y al ser dicha estancia de una forma regular, en paredes, techo y piso, al contrario de las situadas en los extremos de un buque. Esta cámara estaba profusamente adornada con pinturas del eminente artista mallorquín Ricardo Anckermann, realizadas en el mismo Londres, mientras el barco estaba todavía en construcción, y que representaban figuras alegóricas de la Marina y el Comercio. La cámara de segunda reunía igualmente comodidades relativas a la primera con su camarín para señoras, buena luz, espacio y ventilación suficiente.

El 4 de febrero de 1871, al mando del capitán Antonio Palmer, arribó el Lulio por vez primera al puerto de Palma, con la consiguiente expectación por parte de las gentes, que acudieron al muelle a presenciar su llegada, y la ola de elogios y panegíricos acostumbrados, por parte de la prensa local siempre que un nuevo buque era adquirido por un armador del país.

El primer viaje comercial fue el día 16 de febrero del mismo año, con destino a Barcelona y ésta fue su línea habitual, con frecuentes viajes también a Marsella.

Pronto tuvo el Lulio la ocasión de realizar dos viajes trasatlánticos, cosa inusual en este tipo de vapores y, así, el 20 de mayo de 1872 zarpó de Palma rumbo a Puerto Rico, donde llegó el 13 de junio siguiente después de hacer escalas en Barcelona y Santa Cruz de Tenerife, emprendiendo viaje de regreso el 21 de ese mismo mes. Nuevamente el día 13 de abril de 1873 volvió a emprender el mismo viaje, llegando a Puerto Rico el 5 de mayo y zarpando de nuevo para su puerto de origen el siguiente día 20. Durante este viaje de regreso sufrió un serio percance al resultar averiada su máquina casi en mitad del Atlántico, lo que motivó que tuviera que llegar a Punta Delgada, puerto de las Azores, en la isla de San Miguel, navegando a vela. Una vez reparada su máquina pudo continuar viaje. Aún no terminaron aquí los inconvenientes de esta accidentada travesía, pues al poco tiempo fallecía a bordo uno de los pasajeros, el teniente de infantería José Martí, cuyo cadáver tuvo que ser arrojado al mar con la correspondiente ceremonia, tal como era costumbre entonces. De resultas de este incidente, tuvo que permanecer en el Lazareto de Vigo durante siete días, con el fin de que las autoridades sanitarias pudieran comprobar que no portaba ninguna enfermedad a bordo.

El 4 de octubre de 1876 realizó otro viaje extraordinario, esta vez salió de Palma con destino a Civitavecchia con 210 peregrinos que fueron a rendir homenaje al Papa Pío IX y retornando a Palma el día 25.

En junio de 1880 el Lulio sufrió otro percance al embarrancar en el estrecho de Bonifacio y en su auxilio acudió su compañero de flota Unión, que consiguió ponerlo a flote y el Lulio pudo llegar a Marsella para reparar por sus propios medios.

El 21 de diciembre de 1881 cuando entraba en el puerto de Barcelona al mando del capitán Andrés Marroig, sufrió un abordaje con el vapor Niña que le ocasionó desperfectos en su proa y rotura en el mascarón.

En el año 1885 sufrió un detallado recorrido y significativas reformas en el puerto de Marsella, quedando en excelentes condiciones. Cinco años más tarde, en 1890, fue nuevamente conducido al mismo puerto, donde sufrió otra importante reparación y reforma en su maquinaria, cambiándosele las calderas, eje y hélice.

El Lulio también realizó, en repetidas ocasiones, viajes fuera del itinerario habitual, tales como excursiones, y otras cortas salidas. Así, efectuó salidas hasta las cuevas de Artá, Puerto de Sóller y otras, como los que llevó a cabo al puerto de Sóller con motivo de las ferias, en los días 11 de mayo de 1885 y 9 de mayo de 1887.

El Lulio bajo la contraseña de la Isleña Marítima

En 1891, al crearse Isleña Marítima por fusión de las navieras La Isleña, Empresa Mallorquina de Vapores y Empresa Marítima a Vapor. La Isleña aportó los buques María, Mallorca, Palma e Isleño y la Empresa Marítima a Vapor los Unión, Bellver y Lulio, pasando estos buques a enarbolar la contraseña de la nueva naviera.

El 3 de agosto de 1896 realizó el Lulio una curiosa travesía cuando llevó a remolque a la vieja fragata Sagunto desde Cartagena hasta el puerto de Palma, para ser desguazada.

Al ser dado de baja en 1900 el vapor Unión, quedó convertido el Lulio en la unidad de menor tonelaje de la compañía. Fue desde entonces, tradicionalmente, el buque en que efectuaban su primer mando los nuevos capitanes, hecho que ocurrió hasta el año 1910 en que fueron adquiridos los pequeños vapores Formentera y Ciudad de Palma, llamado después Ciudad de Alcudia, y destinado a la línea Palma-Cabrera.

El 9 de octubre de 1902, en ruta de Ibiza a Palma prestó auxilio al pailebote Margarita, que se encontraba con el aparejo desarbolado, remolcándolo hasta el puerto de Andraitx al que se dirigía el velero siniestrado.

El 23 de febrero de 1903 embarrancó en El Mular cerca del cabo de Cala Figuera, debido a densa niebla, abriéndosele una vía de agua en su casco. A sus llamadas de auxilio acudieron los vapores Isleño y Bellver, que pudieron reflotarlo a las pocas horas y reparado provisionalmente en Palma, sufrió su definitiva reparación en Marsella.

El 2 de noviembre de 1910, en ruta de Ibiza a Palma, sufrió avería en su máquina, largando velas. A la altura de Cala Figuera pidió auxilio, que fue apreciado por el vigía de la torre de señales de Porto Pi, acudiendo en su auxilio el vapor Ciudad de Palma, que se disponía a salir con destino a Cabrera y le dio remolque hasta Palma.

El Lulio durante la Primera Guerra Mundial

Durante el tiempo que duró la Primera Guerra Mundial, de 1914 a 1918, dejó de prestar su servicio ordinario de buque correo, para ser dedicado por sus propietarios, juntamente con otras unidades de su flota, al transporte de carbón desde los puertos del Cantábrico, combustible imprescindible para mantener en funcionamiento los otros buques de la empresa, y que debido a las circunstancias creadas por la guerra era de difícil suministro.

La Isleña Marítima filial de la Compañía Trasmediterránea 

El 25 de noviembre de 1916 quedó constituida la Compañía Trasmediterránea. El aporte financiero y de buques a la recién creada compañía estuvo formalizado por las navieras Compañía Valenciana de Vapores Correos de África, Sociedad Línea de Vapores Tintoré, Ferrer Peset Hermanos y Sociedad Anónima Navegación e Industria.

En enero de 1917 la Compañía Trasmediterránea se propuso asumir las comunicaciones marítimas de soberanía y antes de finalizar el año estaban legalmente en su poder las comunicaciones regulares y rápidas del grupo África, así como las que correspondían a la conexión Cádiz-Canarias.

Las comunicaciones que prestaba la naciente naviera por subrogación de la Compañía Valenciana de Vapores Correos de África y de Navegación e Industria eran desde Barcelona a Canarias, Almería a Melilla, de Melilla con puertos menores, de Algeciras a Ceuta y de Algeciras-Tánger-Cádiz. Las comunicaciones directas desde los puertos de la Península con Canarias consistían en cuatro expediciones mensuales desde Cádiz a Canarias, dos de ellas con extensión a Sevilla.

No obstante, la aspiración de la Compañía Trasmediterránea era llegar a asumir cuanto antes la totalidad de las comunicaciones rápidas y regulares, para lo que restaba conseguir los servicios del sector Baleares, así como los interinsulares de Canarias. Eran concesionarias de los servicios de Baleares la Isleña Marítima, con sede en Palma de Mallorca, y la Marítima Compañía Mahonesa de Vapores, con domicilio social en Mahón.

La Compañía Trasmediterránea inició gestiones el mismo año 1917, para conseguir la absorción de ambas navieras isleñas a fin de asumir las comunicaciones con el archipiéago balear. Se daba la circunstancia de que ambas empresas eran sociedades anónimas, ligadas al Estado por un Contrato que las obligaba a prestar los servicios de comunicaciones marítimas postales entre la Península y Baleares. Por esta razón se acordó como fórmula más práctica y viable, la adquisición de la totalidad de acciones de ambas sociedades navieras, a fin de que pudieran quedar integradas en la Compañía Trasmediterránea.

Tras negociaciones muy laboriosas, y después de vencer innumerables dificultades- con la resistencia de los que se oponían a la desaparición de una naviera tan vinculada a Mallorca- a principios de 1918 la Compañía Trasmediterránea consiguió la mayoría de las acciones de Isleña Marítima y, de este modo la tradicional naviera se convertía, desde 1918, en filial de la Compañía Trasmediterránea.

El Lulio navegó por cuenta de la nueva naviera en las líneas cargueras fuera del sector de Baleares, en especial en las líneas que enlazaban los puertos del Levante español con los del Sur de Francia, dedicado al transporte de pipas de vino, siendo los puertos de Sette y Marsella los más frecuentados.

En 1921 prestó sus servicios en la zona del estrecho de Gibraltar y costas del Norte de África y tomó parte en la guerra de Marruecos transportando tropas, pertrechos y aprovisionamiento en general.

En 1928 se le desmontaron las cámaras para el transporte de pasajeros, quedando definitivamente convertido en humilde carguero el que había sido uno de los buques mas elegantes del Mediterráneo.

Final de su vida marinera

En noviembre de 1934, perdida su clasificación y con más de sesenta años de navegación en sus cuadernas, fue vendido en pública subasta y desguazado en el puerto de Mahón.

Referencias documentales:

Libro "Historia de la Flota", de Juan Carlos Díaz Lorenzo.

Libro "Todo avante", de Marino Gómez-Santos.

Libro "La Marina en las Baleares", de Juan Pou Muntaner.

Libro "Vapores de las Islas Baleares", de Ramón Sampol Isern.

Blog www.vidamaritima.com, de Vicente Sanahuja.

Web www.miramarshipsindex.org.nz.

Lloyd´s Register of Shipping años 1930 y 1934.

Lista Oficial de Buques Españoles año 1930.

GALERÍA DE IMÁGENES
Interesante vista del Lulio mostrando su costado de estribor

Archivo: Juankar

www.paraisobalear.com
Preciosa imagen detallada del puente del Lulio

Archivo: Vicente Sanahuja
El Lulio en Barcelona con su casco pintado de negro

Archivo: Vicente Sanahuja
El Lulio y su compañero de flota Rey Jaime I en el puerto de Barcelona

Archivo: Vicente Sanahuja
Imagen del Lulio saliendo de Palma de Mallorca

Fotos Antiguas de Mallorca (FAM)
Vista del puerto de Barcelona con el Lulio fondeado y el Bellver atracado

Archivo: Vicente Sanahuja
El Lulio en una bonita acuarela de S. Bastida

Museo Marítim de Barcelona

Del libro de Joan Alemany "Los puertos de Baleares"
El Lulio en una bonita acuarela de Ramón Sampol Isern

Del libro de Ramón Sampol Isern "Vapores de las Islas Baleares"
Mascarón de proa del Lulio conservado en el Museo de Mallorca

Archivo: Lucía Garau