Vapor "Río Besós"

Página insertada el 6 de agosto de 2011
CARACTERÍSTICAS
Nombres y propietariosPeña Sagra (1900 - 1918)

Compañía Santanderina de Navegación

Bermeo (1918 - 1925)

Compañía Naviera Bermeo

Bermeo  (1925 - 1928)

Compañía Trasmediterránea

Río Besós (1928 - 1935)

Compañía Trasmediterránea
TipoCarga
Año de construcción1900 (LR-1918)
AstillerosRobert Duncan & Co. Ltd. - Port Glasgow

(LR-1918)
Número de construcción289 (Miramar)
Fecha de la botadura7 de diciembre de 1899 (Miramar)
Fecha de la entregaEnero de 1900 (LR-1918)
Final del buqueDesguazado en Barcelona en agosto de 1935.

(Historia de la Flota y Miramar)
MatrículaComo Peña Sagra: Santander

Como Bermeo hasta 1925: San Sebastián

Como Bermeo desde 1925 y Río Besós: Barcelona

(LR-1918, LR-1919 y LOB-1930)
Señal de llamadaEACB (LOB-1930)
Identificación5601525 (Miramar)
 Material del cascoAcero (LR-1918)
Número de cubiertas1 (LR-1918)
Separaciones transversales4 cementadas (LR-1918)
Desplazamiento a máxima carga3.820 t (LOB-1930)
Peso muerto2.403 t (Historia de la Flota)
Registro bruto1.788 t (LR-1918 y 1932)
Registro bajo cubierta1.494 t (LR-1918)
Registro neto1.083 t (LR-1918 y 1932)
Eslora e.p.p.79,21 m (LR-1918)
Manga máxima11,34 m (LR-1918)
 Puntal5,52 m (LR-1918)
 Calado máximo5,46 m (LR-1918)
Potencia de propulsión158 NHP (LR-1918)
Velocidad8 nudos (LOB-1930)
PropulsiónUna máquina alternativa de vapor de triple expansión, tres cilindros de 483, 775 y 1.270 mm de diámetro por 914 mm de carrera.

Fabricada por Hall, Brown, Buttery & Co - Glasgow

Dos calderas cilíndricas, fumitubulares de llama en retorno dotadas de dos hornos cada una con una superficie total de parrilla de 5,95 m2 y una superficie total de calentamiento de 232,2 m2, trabajando a 11,2 kp/cm2 de presión.

(LR-1932) y (LOB-1930)
Tipo de combustibleCarbón (LOB-1930)
Capacidad de las carboneras154 t (LOB-1930)
Consumo por singladura15 t (LOB-1930)
Capacidad de los tanques de agua destilada37 t (LOB-1930)
HISTORIAL

La construcción de este buque fue encargada por la Compañía Santanderina de Navegación a los astilleros Robert Duncan & Co., de Port Glasgow. Fue la construcción número 289 de la mencionada factoría y su botadura tuvo lugar el 7 de diciembre de 1899 recibiendo el nombre de Peña Sagra, siendo entregado a sus armadores al mes siguiente. Su coste alcanzó la cantidad de 22.275 libras esterlinas y fue registrado en Santander.

Su vida marinera se vió muy afectada por incidentes y temporales, de los que siempre salió airoso, aunque a veces muy afectado. Así, a principios de marzo de 1903, cuando se encontraba en el puerto de Middlesbrough, abordó y echó a pique a una gabarra, incidente que causó graves averías al Peña Sagra, que hubo de regresar para repararlas a Santander.

En marzo de 1904 recogió a la tripulación de su compañero de flota Peña Rocías, embarrancado en la ría de Sunderland, cuando venía de Stockton con un cargamento de carbón, y cuando casi ya se le daba por perdido, aunque finalmente pudo salvarse.

En 1915 le tocó vivir uno de los peores temporales que se han conocido en el Cantábrico. El 21 de febrero salió de Santander para Cardiff y a 40 millas al norte de Cabo Mayor fue sorprendido por el temporal. Tras una lucha titánica contra la mar en la que perdió el puente, la bitácora, las dos balleneras y el auxiliar, el gobierno de popa y toda la maniobra, consiguió arribar a ciegas a Santander en un estado francamente lastimoso.

A bordo del Peña Sagra regresaron a Santander los tres únicos supervivientes del naufragio del Peña Castillo, hundido el 19 de agosto de 1915 al chocar con una mina y que fueron rescatados por el transporte británico Sizer Castle.

En diciembre de 1916 hizo un viaje a Cardiff y sufrió nuevamente el ataque de un furioso temporal, uno de los más duros que se recuerdan, porque en él se perdió trágicamente el mercante español Mariano Benlluire. Ocho días tardó en llegar a Cardiff casi desarbolado. Había estado 40 horas a la capa y echando aceite por los escobenes a la altura de Ribadesella. El agua le entraba por la proa, inundaba las cajas, y saltando por el alcázar salían por la popa arrastrando trincas y encerados. Fue, muy posiblemente, éste el mayor temporal que aguantó este valiente barco que conservaba en su historial un registro espeluznante de ellos.

El 11 de enero de 1917 embarrancó en la peligrosa restinga de Cabo de Santa Pola (Alicante), frente a la isla de Tabarca o Plana, cuando navegaba con mala visibilidad en demanda de Torrevieja para cargar un completo de sal a granel con destino a La Coruña. Al cabo de dos días, por sus propios medios y la ayuda de un remolcador de Alicante, fue desencallado continuando viaje sin otra novedad y con buen tiempo.

El 23 de octubre de 1918 fue adquirido por la Compañía Naviera Bermeo, de San Sebastián, por un importe de 4.211.350 pesetas, y en su flota ostentó el nombre de Bermeo y registro de San Sebastián.

En 1925, la Compañía Trasmediterránea aumenta su flota, por compra de los vapores para servicios de carga Manuel Espalíu, Mariano Cano (después Río Cabriel), Mediterráneo, Ophir, Santamaña (después Río Segre), Santander y Bermeo que posteriormente fue renombrado Río Besós.

El Bermeo, adquirido por 1.275.000 pesetas, al pasar bajo la contraseña de la Compañía Trasmediterránea conservó este nombre hasta 1928 que pasó a llamarse Río Besós y registrado en Barcelona.

En octubre de 1931, con el cambio político consecuencia del advenimiento de la Segunda República, le tocó el triste papel de servir de cárcel para presos políticos en el puerto de Barcelona.

El 22 de enero de 1934, entrando sin práctico en Santander en medio de un chubasco, varó sobre uno de los sables de la bahía, siendo reflotado a la mañana siguiente.

Desde su fundación, la Compañía Trasmediterránea había cuidado el tráfico comercial, además de los servicios oficiales de correos marítimos, estableciendo una línea desde Barcelona a Pasajes, además de otras muchas entre puertos españoles, en competencia con las navieras Ybarra y Sota y Aznar, mediante un convenio entre las tres compañías, que garantizaba el estricto cumplimiento de los compromisos adquiridos para la salvaguarda de los intereses recíprocos.

En 1935, ante la gran crisis de fletes, resultó evidente sin embargo, que las tres compañías mancomunadas, dedicaban a este servicio de cabotaje un tonelaje excesivo y que la solución más fácil y noble era la retirada de una de ellas.

El Consejo de Administración ofreció su retirada en este tráfico, acordando la venta a Ybarra de tres de los buques que prestaban este servicio, Río Miño, Río Tajo y Río Segre que fueron renombrados Cabo Silleiro, Cabo Prior y Cabo San Sebastián. El Río Navia fue vendido a la naviera bilbaína Sota y Aznar donde recibió el nombre de Arate Mendi y posteriormente Monte Faro. El Río Besós, afectado también por esta retirada, fue amarrado en Mahón en el mes de marzo y de allí se fue al desguace en el mes de agosto, a manos de Torrás y Construcciones en Barcelona.

Referencias documentales:

Libro "Historia de la Flota" de Juan Carlos Díaz Lorenzo.

Libro "Todo Avante" de Marino Gómez Santos.

Libro "La Marina Cántabra. Desde el vapor" (Volumen II) de Rafael González chegaray.

Libro "Un siglo con la Marina Mercante. 1895-1995" de Luís María del Busto y Mandaluniz.

Web www.miramarshipindex.org.nz.

Blog www.vidamaritima.com de Vicente Sanahuja.

Lloyd´s Register Shipping: años 1918, 1919 y 1932.

Lista Oficial de buques españoles: año 1930.

GALERÍA DE IMÁGENES
El Peña Sagra con la contraseña de la Compañía Santanderina de Navegación

Del libro de Rafael González "La Marina Cántabra. Desde el vapor. Volumen II"
El Bermeo, recien adquirido por Trasmediterránea, tomado por su costado de estribor

Memoria corporativa de 1925