Vapor "Cataluña"

Integrado en la flota de Trasmediterránea en 1918 al convertirse

la Isleña Marítima en empresa filial de la Compañía Trasmediterránea

Página insertada el 24 de junio de 2015
CARACTERÍSTICAS
Nombres y propietariosCataluña (1880 - 1886)

Cie Hispano Française

Cataluña (1886 - 1887)

José Pi y Comas

Cataluña (1887 - 1893)

La Harinera Mallorquina

Cataluña (1893 - 1918)

Isleña Marítima

Cataluña (1918 - 1922)

Isleña Marítima (filial de Trasmediterránea)
TipoEn origen: Carga

En 1893: Mixto de carga / pasaje

En 1919: Carga
Año de construcción1880 (LR-1918)
ConstructorHodgson & Soulsby

Factoría de Cowpen Quay

Blyth (Reino Unido)

(LR-1918)
Número de construcción29 (Miramar)
Fecha de la botadura18 de noviembre de 1880 (Miramar)
Fecha de la entregaNoviembre de 1880 (Miramar)
Final del buqueEmbarrancado y hundido el 17 de noviembre de 1922 en la isla de Sálvora.

(Miramar)
Identificación5616684 (Miramar)
Matrícula navalDe 1880 a 1893: Barcelona

A partir de 1893: Palma de Mallorca
Material del cascoHierro (LR-1918)
Número de cubiertas2 corridas (LR-1918)
Separaciones transversales4 cementadas (LR-1918)
Registro bruto1.094 TRB (LR-1918)
Registro bajo cubierta933 TRB (LR-1918)
Registro neto600 TRN (LR-1918)
Eslora e.p.p.67,54 m (LR-1918)
Manga9,48 m (LR-1918)
Puntal5,64 m (LR-1918)
Potencia de propulsión151 NHP (LR-1918)
Velocidad9 nudos
Planta propulsoraUna máquina alternativa de vapor Compound de dos cilindros de 749 y 1.397 mm de diámetro por 914 mm de carrera fabricada por Black, Hawthorn & Co.

Dos calderas cilíndricas, fumitubulares, de llama en retorno dotadas de 2 hornos cada una y con una superficie total de parrillas de 6,5 m2.

En 1899 se procedió a la renovación de las calderas.

(LR-1918)
HISTORIAL

Cataluña, una construcción inglesa con pabellón español

La construcción de este buque fue encargada por la naviera Cie Hispano Française, propiedad de unos comerciantes catalanes establecidos en Sète, a los astilleros Hodgson & Soulsba de Blyth, Northumberland (Inglaterra). El buque fue construido en la factoría de Cowpen Quay, siendo la construcción número 29 de la mencionada factoría.

Su botadura tuvo lugar el 18 de noviembre de 1880 recibiendo el nombre de Cataluña y fue entregado a sus propietarios unos días después. El buque recibió pabellón español y fue inscrito en la matrícula naval de Barcelona.

En el año 1886 el vapor Cataluña fue adquirido por la naviera de José Pi y Comas que le mantuvo el nombre y registro, y en 1987 fue adquirido por la entidad La Harinera Mallorquina para el transporte de trigo. A principios del verano de ese año el buque llegó a Palma de Mallorca y el 23 de julio, al mando del capitán Juan Bil, zarpó hacia Porto Colom, en donde embarcó un completo cargamento de pipas de vino con destino a Sète, viajes que repitió hasta fines de año.

A principios de enero del año siguiente hizo un viaje a Burdeos, con otro cargamento de pipas de vino, desde cuyo puerto se dirigió a Cardiff para cargar carbón. A partir de mayo, y con motivo de la famosa Exposición Internacional de Barcelona, estuvo cubriendo dos viajes semanales con la ciudad condal a precios reducidos, dada la demanda de pasajes.

El 4 de febrero de 1889, al mando del capitán Guillermo Pujol Flexas, inauguró un servicio regular semanal Palma-Barcelona-Sète y a mediados del año fue arrendado por un período de nueve meses a la naviera Ciprian Fabre, de Marsella, para llevar a cabo servicios entre Marsella, Malta, Alejandría, Port Said, Jaffa, San Juan D´Avre, Beyruth, Zaida, Alejandretta, Trípoli, Turquía Asiática, Grecia y Marsella, verificando un viaje mensual redondo.

El Cataluña bajo la contraseña de la Isleña Marítima

En mayo de 1893, el Cataluña fue adquirido por la Isleña Marítima por un importe de 220.000 pesetas, y entre los meses de junio a octubre se le sometió, en el puerto de Marsella, a una importante reforma de su cámara con el fin de habilitarlo para el transporte de pasajeros a que debía ser destinado por la nueva naviera.

En 1899, en el puerto de Palma, fue sometido a un intenso recorrido de su maquinaria, en el cual se procedió a la renovación de sus calderas por otras fabricadas en los talleres de fundición de Juan Oliver y en 1902 se le instaló el alumbrado eléctrico.

En los primeros años de la Primera Guerra Mundial, el Cataluña prestó sus servicios especialmente en la línea de Palma a Ibiza y Alicante y fue detenido varias veces por los buques de la Armada francesa y revisada su documentación. En ruta de Alicante a Ibiza, fue detenido a última hora del 6 de enero de 1915, así como en la noche del 6 de marzo, en esta ocasión por el crucero auxiliar Corte II y, finalmente, el 15 de marzo del mismo año por el crucero Dúplex.

Posteriormente la Isleña Marítima lo destinó al transporte de carbón desde Inglaterra para atender a las necesidades de sus buques y a principios de 1916 fue sometido a una gran reparación para adaptarlo a las necesidades de los servicios que tenía que desempeñar. A finales de febrero emprendió su primer viaje a Cardiff con escala en Valencia para embarcar un cargamento de naranjas con destino al Reino Unido, regresando a Palma el 8 de abril con 1.120 toneladas de carbón, después de un viaje muy accidentado, pues en la ruta de ida, un violento temporal le obligó a refugiarse en La Coruña.

En meses sucesivos emprende otros viajes a Cardiff, todos con escala en Valencia, y en octubre viajó a Túnez para embarcar un cargamento con destino a la Fertilizadora, en cuyo viaje fue detenido por dos submarinos franceses y obligado a entrar en el puerto de Bizerta para ser reconocido.

El Cataluña integrado en la flota de la Compañía Trasmediterránea

En 1918, al constituirse la Isleña Marítima en filial de la Compañía Trasmediterránea, el Cataluña pasó a navegar por cuenta de la naciente naviera junto a sus compañeros de flota Rey Jaime I, Rey Jaime II, Balear, Miramar, Bellver, MallorcaIsleño, Lulio, Ciudad de Palma, y Formentera.

En 1919 efectuó otro viaje a Newcastle para traer carbón, al final del cual permaneció amarrado en el puerto de Palma con el fin de reformarlo para convertirlo en buque de carga, por lo cual le fue desmontada su cámara de pasaje.

El 17 de noviembre de 1922, el Cataluña, al mando del capitán Isidro Pla, viajaba desde Barcelona a Santander con un cargamento de madera y tejidos, cuando al amanecer, navegando en niebla cerrada, posiblemente no pudo ver la señal luminosa del faro y embarrancó en la roca Filgueriño de la isla de Sálvora, uno de los últimos escollos de la denominada Costa de la Muerte, el mismo lugar en el que el 2 de enero de 1921 naufragó el vapor de la Compañía Trasatlántica Santa Isabel, con el terrible resultado de 213 víctimas.

Al chocar contra el obstáculo rocoso, el buque quedó varado pero se hundió rápidamente. En la bajamar quedaba al descubierto parte del puente.

En su ayuda acudió el vapor Cabo Quejo, de la naviera Ybarra, que regresaba de La Coruña y, también, la Compañía de Salvamento de Vigo envió dos remolcadores y material de auxilio. Felizmente se pudo rescatar a la tripulación completa que recibió todo tipo de ayuda por parte de los vecinos de la zona.

Se logró recuperar buena parte de la carga pero todos los intentos por reflotar al Cataluña resultaron infructuosos y el buque se dio por perdido.

Referencias documentales:

Libro "La marina en las Baleares", de Juan Pou Muntaner.

Libro corporativo "Todo avante".

Web www.miramarshipindex.org.nz.

Lloyd´s Register of Shipping año 1918

Lista Oficial de Buques Españoles de 1920

GALERÍA DE IMÁGENES
El Cataluña, con la contraseña de La Harinera Mallorquina, tomado por su costado de babor

Acuarela de Ramón Sampol Isern

Del libro de Ramón Sampol Isern "Vapores de las Islas Baleares
El vapor Cataluña tomado por su costado de babor

Del libro de Juan Pou Muntaner "La marina en las Baleares"
El Cataluña en el puerto de Barcelona sobre el año 1904

Archivo: Vicente Sanahuja